martes, noviembre 22, 2016

Viaje en tren de Sofía a Estambul, un peculiar y movido trayecto

El tren de Sofía a Estambul salía a las 18:30h y no llegaba a la ciudad turca hasta el día siguiente por la mañana temprano. Es un viaje muy largo y duro, de unas 12 horas de duración y con frontera de por medio y el típico control de pasaportes y equipaje.

Tren de Sofía a Estambul
Tren de Sofía a Estambul
Este trayecto fue similar al que tuvimos que realizar dos días antes para ir de Belgrado a Sofía y fue el último viaje en tren de este Inter-Rail.

De Sofía a Estambul

Hubo un momento de tensión durante el viaje porque dudamos mínimamente de si nos habíamos montado en el vagón correcto. El tren en Sofía, en la estación, era muy largo y la mujer que estaba fuera nos indicó que para Estambul nos pusiéramos en el primer vagón. El caso que a mitad de trayecto entre Sofía y la frontera con Estambul, el tren hizo una parada en una ciudad y pasó algo realmente curioso y que nunca habíamos visto en ningún lugar. El tren desconectó los vagones, dejando el nuestro y quizás uno más sueltos. El caso que estuvimos parados un buen rato y cuando comenzó a moverse fuimos para atrás, nuevamente dirección Sofía en vez de dirección Turquía. Ese fue el momento tenso de pensar si nos habíamos confundido de vagón.

En realidad el motivo por el que el vagón nuestro fue para atrás era para parar nuevamente otro rato en mitad de la nada, lejos de la ciudad, para posteriormente engancharse a otro tren que venía de otra ciudad y que también llevaba vagones dirección Turquía. Un dato cuanto menos curioso y que hay que tener en cuenta si se viaja de Sofía a Estambul, hay que asegurarse bien de que estamos montados en el vagón correcto porque en cualquier momento podemos estar yendo a otra dirección.

Frontera con Turquía y fin al viaje en tren

El trayecto entre Sofía y Estambul, pese a tener billete de tren, no existe o no existía al menos en verano de 2015. El tren de Sofía te dejaba en Kapikule, una ciudad turca que está justo en la frontera con Bulgaria y Grecia. Aquí terminó nuestro viaje en tren, a mitad de la madrugada, desde allí era en autobús hasta Estambul. Tuvimos que bajar y hacer el típico control de inmigración, presentando el visado necesario para entrar en Turquía.

Visado entrar a Turquía
Visado para poder entrar en Turquía

Este proceso dura su tiempo. Nos metieron en una sala donde esperamos para ir poco a poco pasando el control. Revisaron las maletas de forma similar a un aeropuerto aunque mucho menos exhaustivos. Es más, nos sorprendió ya que en realidad las maletas las pasabas si querías. Nadie había allí exigiéndote pasar las cosas por el escáner.

Sello pasaporte Turquía
Sello de Turquía en el pasaporte

Una vez pasamos el control estuvimos esperando a que todos finalizaran para poder entrar en el autobús que nos llevaba directamente a Estambul, sin parar en ningún otro lugar. Este autobús estaba súper bien, muy moderno y cómodo. No tuvimos que pagar absolutamente nada con nuestro pase de Inter-Rail, ya que en realidad lo que cubría era la ruta que supuestamente debería hacer el tren.

Frontera turca Kapikule
Frontera turca de Kapikule
De Kapikule a Estambul tardamos más o menos 3 horas. Sobre las 7 de la mañana llegamos a Estambul, la penúltima ciudad de este viaje y sin duda una de las más bonitas e interesantes que hemos visitado. En los próximos artículos hablaremos de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario