miércoles, noviembre 02, 2016

Qué ver en Cuenca en un día

Os mostramos en este artículo qué ver en Cuenca en un día, los principales puntos que no hay que perderse. Cuenca es una de las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad que tenemos en España. Su cercanía a grandes núcleos urbanos como Madrid o Valencia hace que sea un destino ideal para visitar en un día.

Vistas del casco antiguo de Cuenca
Cuenca ofrece uno de los cascos históricos más bonitos del país, más allá de ser conocida por sus Casas Colgadas. Aquí os mostramos los lugares más importantes para visitar en un viaje que no exceda de un día, como fue en nuestro caso.

Partiendo como inicio desde la Plaza Mayor, esto es lo que no hay que perderse en una visita a Cuenca:

Plaza Mayor


La Plaza Mayor de Cuenca es el centro neurálgico de la ciudad Vieja. De aquí parten las principales arterias y tenemos muy próximos algunos de los puntos más importantes. Numerosas terrazas y bares se encuentran rodeando esta plaza, donde podremos ver las típicas casas de colores. Además, aquí está en un lado la catedral y al otro el Ayuntamiento.

Plaza Mayor de Cuenca con el Ayuntamiento al fondo

Catedral de Santa María y San Julián


Es una de las portadas de la ciudad. Se construyó en el siglo XII, siendo una de las primeras de estilo gótico en nuestro país, junto a la de Ávila. Posteriormente ha experimentado diferentes reformas y ha cambiado de aspecto. Su fachada actual fue construida a principios del siglo XX, de estilo neogótico. En 1902 la torre del Giraldo se derrumbó y acabó con la fachada que había antes.

En los siglos XVI y XVII de realizaron diferentes transformaciones, además de construir la capilla, de estilo barroco. Por ello en la actualidad esta catedral presenta una mezcla de estilos arquitectónicos abundante.

Fachada principal de la catedral de Cuenca


Ayuntamiento


El Ayuntamiento de Cuenca preside la Plaza Mayor. Es un edificio de estilo barroco con tres arcos que actúan además de entrada a la plaza. Es una fachada realmente bonita, unida a los edificios tradicionales que se encuentran a su alrededor.

Casas Colgadas


Sin duda son el emblema de la ciudad, el punto más reconocible cuando pensamos en Cuenca. Anteriormente eran de uso civil, siendo casas desde el siglo XV. La peculiaridad es que los balcones están colgados sin ninguna sujeción debajo. Ahora pertenece al Ayuntamiento y en su interior alberga el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca y en otra de las casas hay un restaurante. Es una visita obligada e imprescindible si estamos en Cuenca. Recomendable verlas tanto de día como de noche, ya que la estampa es completamente distinta.

Casas Colgadas de Cuenca

Puente de San Pablo


El puente de San Pablo era una antigua unión de piedra para cruzar el río, construido en el siglo XVI. Este antiguo puente ya no existe y se construyó el actual en 1902, de hierro y madera. Desde aquí tenemos las mejores vistas de las Casas Colgadas, además de todo el curso del río que podemos observar y comprobar la considerable altura.

Puente de San Pablo en Cuenca
Cruzando el puente de San Pablo


Parador Nacional (Convento de San Pablo)


Al otro extremo del puente de San Pablo se encuentra el convento de San Pablo, en la actualidad Parador Nacional. Este majestuoso edificio se encuentra aislado de toda edificación, ya que está rodeado de naturaleza, contemplando Cuenca enfrente suya.

Parador Nacional de Cuenca

Los rascacielos de Cuenca


Son una serie de viviendas muy populares en Cuenca. El nombre de rascacielos viene por la apariencia de su altura, cuando se ve desde abajo en el río Huécar. Al estar en una calle que se encuentra a mayor altura que el curso del agua, la sensación es de que estos edificios son mucho más altos de lo que realmente son.

Rascacielos de Cuenca


Torre de Mangana


La Torre de Mangana está construida sobre las ruinas de una antigua alcazaba. Data del siglo XVI, aunque en el siglo pasado recibió algunas reformas. La utilidad de esta torre era de campana y de reloj, aunque muy probablemente en sus inicios fuera construida como torre de vigilancia y defensa.

Desde la zona donde está la torre, un bonito parque, tenemos un mirador desde donde poder observar la parte sur y oeste de Cuenca.
 
Torre de Mangana

Restos de la muralla y antiguo castillo


Del castillo de Cuenca se conserva parte de la muralla árabe, siendo lo más característico el Arco de Bezudo, que actuaba como puerta de entrada a la ciudad. En su día, además de haber sido muralla árabe, fue también fortaleza cristiana, llegando a ser una de las principales ciudades durante el siglo XVI.

Arco de Bezudo en la muralla de Cuenca

Mirador desde lo alto de la zona amurallada


Arriba de la zona de la muralla y castillos, saliendo del arco de Bezudo, podemos tener el mejor mirador de Cuenca. Desde aquí tenemos unas impresionantes vistas de todo el casco antiguo de la ciudad, pudiendo observar el Parador Nacional, el puente de San Pablo y las Casas Colgadas. Merece mucho la pena venir hasta aquí y asomarse a este balcón.

Vistas de Cuenca desde arriba


Rincones de Cuenca


Cuenca está lleno de bonitos rincones. Lo mejor es perderse por el casco antiguo y descubrir pequeñas callejuelas y diferentes puntos curiosos. Uno de los rincones más llamativos es el del Cristo del Callejón, que tiene como peculiaridad estar “encarcelado”, según nos contó un guía porque lo habían robado más de una vez.

Cristo del Pasadizo, en el casco antiguo de Cuenca

Otros lugares cercanos a Cuenca


Si tenemos al menos un día y medio, podemos visitar zonas muy bonitas cercanas a la ciudad como es el Ventano del Diablo y la Ciudad Encantada de Cuenca. Para ello no hace falta más que dedicarle medio día, una mañana o una tarde. Ambos lugares se encuentran próximos y el que requiere más tiempo es la Ciudad Encantada, que más o menos habrá que dedicar hora y media o dos.

Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario