jueves, noviembre 24, 2016

Día muy productivo e interesante visitando Moscú

Moscú es una ciudad enorme y algunos de sus atractivos turísticos están bastante alejados del centro. Esto en principio podría asustar un poco a la hora de poder visitar todo teniendo un tiempo reducido. Pero para nada es así. Los transportes en la capital rusa son excelentes y, especialmente utilizando el metro, muy sencillo y rápido.

Museo Estatal Historia Moscú
Museo Estatal de Historia en la Plaza Roja

En este segundo día por Moscú y en total el séptimo por Rusia, teníamos planificadas varias cosas como fijos. La primera fue la de visitar el cuerpo embalsamado de Lenin, que se puede visitar en días y horarios muy reducidos. En este artículo os explicamos todo lo relacionado a esta visita y recomendaciones importantes, ya que es un lugar delicado, aunque muy visitado por turistas extranjeros.

Esto último nos dedicó prácticamente media mañana. Nos pusimos en marcha nuevamente y fuimos a una parada de metro para ir desde aquí a visitar el monasterio Novodevichi. Este lugar está bastante alejado del centro, pero gracias a la estupenda red de metro, nos pusimos allí en media hora o poco más. Por cierto, la parada de metro más cercana para llegar al monasterio Novodevichi es la de Sportivnaya, línea roja.

Monasterio y cementerio de Novodevichi


El monasterio Novodevichi tiene básicamente dos partes muy interesantes para visitar: la primera es el cementerio de Novodevichi y la segunda es el propio monasterio. El cementerio Novodevichi es el más importante y visitado de Moscú. Aquí están enterrados algunos personajes ilustres como Boris Yeltsin que fue el primer presidente de la Federación Rusa tras la caída de la Unión Soviética o algunos cosmonautas, escritores importantes, actores, etc. Es, para hacernos una idea, como si en España estuvieran en un mismo cementerio Cervantes, los Reyes Católicos, Adolfo Suárez, Pablo Picasso, Lorca… Personajes todos muy importantes en la historia y cultura rusa, que evidentemente para nosotros eran nombres desconocidos.

Cementerio Novodevichi
Cementerio moscovita de Novodevichi


Es un cementerio claramente enorme y con tumbas muy variadas y a cada cual más llamativa. Dar un paseo por aquí antes de entrar en el monasterio es una buena idea.

Entrando ya en el monasterio de Novodevichi, la entrada cuesta 300 rublos. En teoría está prohibido entrar en pantalones cortos. Y digo en teoría porque en mi caso personal entré con pantalones cortos, era pleno julio y uno de los días de más calor en Moscú (que ya es raro), y no tuve problemas. Sí que tuve en una catedral que vimos ese mismo día y que explicamos más adelante en este artículo.

Monasterio Novodevichi
Monasterio Novodevichi en el oeste de Moscú

Este monasterio se difiere en otros que podemos visitar por la capital moscovita en que ha permanecido prácticamente invariable desde el siglo XVII. Es en la actualidad Patrimonio de la Humanidad. Está dentro de un conjunto amurallado con varias torres y lo principal es el edificio característico con varias cúpulas doradas, el convento, aunque también tiene una pequeña iglesia y una capilla.

Entramos en el convento, que es el mayor atractivo. Su interior es más bonito aún que por fuera. Está repleto de iconostasios de importantes maestros de la época. Merece mucho la pena entrar dentro.

La iglesia está en la actualidad más orientada a ser un museo. Aquí podemos ver escrituras muy antiguas y diferentes objetos religiosos. Esto ya es más para quienes quieran conocer un poco más de la historia religiosa rusa y le interese el tema. Por dentro no tiene mucho más llamativo. Eso sí, lo mejor es la parte exterior.

Parque Gorky, el más importante de Moscú


Dando por concluida nuestra visita al monasterio, volvimos a pillar el metro y a continuar con las visitas. Lo siguiente que fuimos a ver es el parque Gorky, el más importante y bonito de la ciudad. Aquí gustan mucho los moscovitas de venir a pasear y descansar en las grandes zonas verdes y bancos en los días de sol. Puedes encontrarte con diferentes actuaciones, hay zonas para comer, mesas de pin-pon y mucho más.

Merece la pena pasar un rato por aquí. Además coincidimos con el momento (que serán varios al día) en el que iniciaron un espectáculo de agua y música en la enorme fuente que hay cerca de la entrada principal al parque.

Precisamente esta entrada es una de las partes más impresionantes del parque Gorky. Es una enorme puerta donde podemos ver tallada la cabeza de Lenin y la fecha de 1955, año en el que se creó. Permanece el emblema de la hoz y el martillo de la Unión Soviética, algo que es muy común de ver por muchas zonas de la ciudad, pero más llamativo si cabe es verlo en uno de los lugares más importantes de Moscú.

Puerta parque Gorky
Puerta de entrada al parque Gorky


Parque de las estatuas soviéticas


Siguiendo un poco por la misma línea, justo al lado del parque (cruzando una avenida por un paso de peatones) está un museo de arte, al cual no entramos, y el famoso parque de las estatuas soviéticas, que es lo que nos interesaba realmente.

Este parque resulta muy curioso e interesante de visitar. Aquí se concentran numerosas estatuas, insignias, esculturas, etc. Todo relacionado con la antigua Unión Soviética. Es básicamente un cementerio de aquellas estatuas de Stalin y compañía que había repartidas por toda la ciudad. Merece la pena pasear por aquí un rato y encontrarse con estas figuras representativas que han decidido mantener aquí.

Emblemas soviéticos
Emblemas de la Unión Soviética repartidos por el parque


La época de Stalin en la Unión Soviética fue bastante oscura. Para muchos no era más que un asesino, un dictador; para otros, quizás muchos también, era un líder importantísimo para Rusia, o más bien, para la Unión Soviética. El caso que en la actualidad todas estas estatuas y demás, en vez de borrarlas directamente del mapa, decidieron mantenerlas en este lugar.

Parque estatuas soviéticas
Estatuas de Stalin

Ya como opinión personal, creo que la historia, guste o no guste, sean épocas malas o no tan malas, hay que mantenerla. Crear un espacio como han hecho aquí, en mi opinión, es algo que en todos los países que han vivido dictaduras y han estado gobernados por asesinos deberían de hacer. Si no se recuerda la historia, ¿cómo vas a enseñar a las nuevas generaciones a que no vuelva a repetirse?

Al final de este parque encontramos un restaurante asiático que al principio no logramos saber realmente de qué país era, después averiguamos que se trataba de una franquicia de Taiwán que tiene restaurantes por muchas zonas. El caso es que comimos unos noodles bastante buenos y a muy buen precio.

Comida asiática en un restaurante cerca de la estatua de Pedro el Grande


Estatua de Pedro el Grande


Justo enfrente de este restaurante está la estatua de Pedro el Grande. Aquí hay una curiosidad que hemos podido leer y escuchar de varias fuentes muy diferentes (por lo que quizás sea verdad o no), esta estatua y su barco fue construida por un escultor ruso que quería exponerla en la Expo de 1992 de Sevilla con motivo del 500 aniversario del descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón. Según dicen el negocio no le salió bien y tuvo que darle otro uso a esta escultura: venderla al ayuntamiento de Moscú y en vez de representar a Cristóbal Colón, sería un monumento dedicado a la armada rusa, que cumplía en esa fecha el 300 aniversario.

Estatua Pedro el Grande
Estatua de Pedro el Grande en Moscú


La verdad es que la escultura es enorme, aunque para los moscovitas es muy fea y no están para nada contentos con el hecho de que permanezca ahí.

Entrada fallida a la catedral de Cristo Salvador


Lo siguiente que intentamos visitar fue la catedral de Cristo Salvador. Intentamos entrar, pero no nos dejaron. Aquí es cuando tuvimos problemas por ir con pantalones cortos… Algo que en mi opinión es absurdo, pero que habrá que respetar la cultura y religión de cada uno. En cualquier caso pudimos verla por fuera, que es realmente donde está la belleza de esta majestuosa construcción.

Catedral Cristo Salvador
Catedral de Cristo Salvador, de las más importantes de Moscú

El puente que cruza el río justo enfrente de la catedral, actúa además como un precioso mirador desde donde podemos tener unas estupendas vistas panorámicas con el Kremlin a un lado.

Esta catedral fue destruida por completo durante la época comunista por Stalin. La religión en aquella época estaba prohibida y eran muy pocas las iglesias que mantenían en funcionamiento. En el caso de la catedral de Cristo Salvador fue derribada para construir una enorme estatua de Stalin de 100 metros, pero con la II Guerra Mundial la Unión Soviética no quedó muy bien de dinero y esto tuvo que aplazarse. En vez de la enorme estatua, construyeron una enorme piscina pública y gratuita para todos los ciudadanos.

Hace muy pocos años fue acabada la obra de reconstrucción de lo que vemos en la actualidad. Es realmente digno de ver la belleza de esta catedral. Enorme y con las cúpulas brillantes desde la distancia. La entrada es gratuita, pero eso sí, si queremos verla por dentro, hay que ir con ropa adecuada (nada de pantalones cortos o los hombros por fuera).

Antigua sede de la KGB y catedral de San Basilio


Este día fue muy completo para nosotros y aún nos quedaba toda la tarde por delante. Lo siguiente que hicimos fue volver nuevamente al metro para ir hasta la antigua sede de la KGB, el Comité para la Seguridad del Estado en la antigua Unión Soviética. Aquí es donde se producían las torturas, interrogatorios y los temas más turbios del país. Para llegar hasta aquí hay que coger la línea roja de metro hasta la parada Lubyanka.

Antigua KGB
Antigua sede de la KGB


Desde aquí fuimos caminando hasta la Plaza Roja, que está a menos de 1km. Toda esta zona, la del camino entre la antigua sede de la KGB y la Plaza Roja, está llena de restaurantes, tiendas, etc. Es donde cenamos la noche anterior.


Ya en la Plaza Roja entramos al famoso centro comercial Gum, que está justo enfrente de la tumba de Lenin y el Kremlin. Es enorme y hay tiendas de todo tipo. Por dentro tiene varias plantas, fuentes, etc. Son tiendas caras, tirando a de lujo, pero merece la pena perder un ratillo y verlo por dentro.

Centro comercial Gum
Centro comercial Gum

Y para poner el punto y final a nuestras visitas turísticas del día, fuimos a visitar por dentro la catedral de San Basilio, quizás el lugar más fotografiado de todo Rusia. La verdad es que por dentro decepciona un poco. Personalmente me gustó mucho más la catedral de la Sangre Derramada de San Petersburgo. Mucho mejor por fuera que por dentro. Aun así, es algo que hay que visitar. La entrada cuesta 250 rublos.

Catedral San Basilio
Catedral de San Basilio, el emblema de Moscú
Interior catedral San Basilio
Interior de la catedral de San Basilio

Después de esta visita, el día ya había sido más que completo y habíamos visto absolutamente todo lo que teníamos planeado, que no eran pocas cosas. Gracias sobre todo a que teníamos todo bastante bien organizado, sabiendo los transportes que teníamos que pillar y demás, y por supuesto lo bien que funciona en Moscú el metro, cumplimos el objetivo.

Acabando el día con un poco de comida rusa

Volvimos a la zona del hostal y fue por aquí donde cenamos este día. Buscando algún restaurante que fuera de comida típica rusa, acabamos en un buffet, que en Rusia es muy común, donde vas poniendo en una bandeja lo que quieras comer y al final lo pagas. Algunas cosas van al peso y otras ya vienen en platillos hechos. Esta es una buena opción para comer en Moscú, ya que resulta barata, comes cosas típicas y a tu gusto.

Cena buffet ruso
Cena en un buffet ruso


Con una pinta en un pub irlandés pusimos fin a este completo día. Al día siguiente íbamos a visitar el Kremlin por dentro, que tiene muchas atracciones, así como unos monasterios y palacios muy interesantes que hay a las afueras de Moscú. Lo contaremos en los siguientes artículos.


Mapa de localización


No hay comentarios:

Publicar un comentario