lunes, octubre 31, 2016

Un día de Interrail por Timisoara, una de las ciudades más bonitas de Rumanía

Tras llegar de Belgrado, capital de Serbia, el día anterior por la tarde/noche y darnos tiempo a tomar un par de cervezas, descansamos en el hostal. Nos alojamos en Downtown Hostel, en la Plaza de la Victoria, pleno centro. La chica que llevaba el hostel era bastante maja y nos ayudó en organizar en el mapa lo que íbamos a ver durante la mañana.

Keep calm and love Timisoara

Nos pusimos a caminar temprano por las calles de la ciudad rumana. Sobre las 16:00 de la tarde teníamos que montarnos en el tren de vuelta a Belgrado, donde hacíamos trasbordo en otro tren hacia Sofía. Solo teníamos una mañana, pero fue suficiente para ver tranquilamente las partes más importantes de Timisoara.




En plena Plaza de la Victoria, ya de día tras haberla visto de noche el día anterior, nos empezó a sorprender la ciudad por su belleza. En esta Plaza se encuentra el bonito edificio de la Ópera Nacional de Rumanía y justo enfrente, al otro lado a unos 400 metros, la Catedral Ortodoxa o Metropolitana. En medio de estos dos edificios ilustres hay zonas peatonales, jardines y bares con terrazas.

opera nacional rumania timisoara plaza victoria
Ópera Nacional de Rumanía

catedral ortodoxa timisoara rumania plaza victoria
Catedral Ortodoxa o Metropolitana, al fondo de los jardines de la Plaza de la Victoria

Desde esta céntrica plaza subimos hacia el centro de la parte antigua de Timisoara: la Plaza de la Unión. En el centro de la misma se sitúa la estatua de la Santa Trinidad, y alrededor hay edificios bastante importantes, bonitos y antiguos. Estaba entera en obras, levantada, al igual que muchas más calles del centro histórico. Actualmente están acabadas las obras.

plaza union timisoara rumania
Plaza de la Unión, en obras (julio 2015)
Abajo vemos cómo es la plaza en la actualidad (agosto 2016), mucho más bonita.



A un par de manzanas de esta plaza, nos encontramos con una rotonda, al lado del Bastión, con una curiosa fuente con los puntos cardinales (N, S, E, W).

fuente puntos cardinales timisoara rumania
Fuente puntos cardinales
bastion timisoara rumania
Bastión de Timisoara
Cruzando el Bastión, dimos una caminata más larga a lo largo del Bulevar Revolución de 1989 y a continuación por el Bulevar 3 de agosto de 1919 hasta la Plaza Traian (Trajano).

Los dos eventos históricos que dan nombre a estos bulevares son: la revolución de 1989, en la cual se puso fin al régimen estalinista de Nicolae Ceaușescu y el día 3 de agosto de 1919, el cual entraron las tropas rumanas en Timisoara, para integrar la parte del Banat rumana en el conjunto del país.

plaza trajano timisoara iglesia serbia rumania
Plaza de Trajano de Timisoara, Iglesia Serbia al fondo
Muy cerca de esa plaza se encuentra otra iglesia, en este caso la Catedral del Milenio.

millenium cathedral timisoara rumania
Millenium Cathedral Timisoara
Después de este recorrido, tras pasar por un mercado de frutas, verduras, carne, ropa... cruzamos el río y dimos un paseo por la ribera del río Begej (o Bega). Esta zona está muy bien cuidada y se respira un ambiente muy tranquilo. Pareciese que estamos en cualquier ciudad alemana y no en Rumanía.

Había jardines de diferentes tipos, con flores, pistas deportivas, sitios para sentarse y descansar, un carril bici a lo largo del recorrido al estilo de Madrid Río...

Al final, tras haber visto lo más importante de la ciudad, la tentación nos pudo y nos sentamos en una terraza a disfrutar de una jarra de cerveza Timisoreana, bastante rica, hecha en la ciudad y por alrededor de 1€.

ribera rio begej timisoara rumania
Carril bici / peatonal por la ribera del río Begej

castillo parque timisoara rumania
Construcción dentro de los parques de Timisoara

jardin flores timisoara rumania
Jardines de flores en los parques de Timisoara

volley playa parque timisoara rumania
Volley playa en los parques de Timisoara

cerveza timisoreana timisoara rumania
Cerveza Timisoreana
Tras el descanso y la cerveza, volvimos camino del hostal, comiendo por el camino y tras recoger nuestro equipaje fuimos andando hasta la estación Timisoara Nord, donde cogíamos el tren hasta Belgrado, un trayecto de 5 horas.

Ya en Belgrado, tuvimos que coger un taxi para ir desde la estación Beograd Dunav a la estación principal de Belgrado (Beograd-Glavna), desde la cual salía el tren a Sofía.

En la estación antes de salir, nos dio tiempo a comer algo en un puesto en la calle y probamos el Pljeskavica, un plato típico parecido a un kebap con una carne similar a la de hamburguesa dentro.

Pljeskavica


No hay comentarios:

Publicar un comentario