viernes, octubre 21, 2016

Acantilados de Moher, una de las maravillas de Irlanda

Los acantilados de Moher, también conocidos como Cliffs of Moher, es uno de los lugares más reconocidos de Irlanda y sin duda imprescindible de visitar si disponemos de tiempo. Se encuentra situado en la parte occidental de la isla, a unos 70km al sur de Galway. Este impresionante paraje natural está formado por unos 8km de acantilados cortados de forma irregular por el océano Atlántico y teniendo alturas de más de 200 metros.

acantilados de moher maravilla en Irlanda
Los acantilados de Moher, una de las maravillas de Irlanda
Irlanda destaca por su naturaleza, sus amplias zonas verdes y lugares fantásticos para disfrutar al aire libre. Este es uno de los principales atractivos naturales que hay en esta zona de la isla, muy cercano a Galway, que es desde donde parten la mayoría de los turistas que lo visiten.

Para los que vayan en coche, como fue nuestro caso ya que estábamos haciendo una ruta por la isla de Irlanda, el parking tiene un precio por persona de 6€. Es decir, en realidad no pagas por el coche, sino por cada persona que entra. Además, también hay una torre a la que podemos subir pagando unos 2€. Nosotros no lo hicimos, ya que en realidad las vistas desde allí no son mejores que desde cualquier otro punto.

Torre acantilados de Moher
Al fondo la torre en los acantilados de Moher
Resultan curiosas las tiendas de suvenires y restaurantes que hay aquí, ya que están parcialmente soterradas debajo del terreno, por lo que solo se ve la puerta de entrada y la fachada. Algo que se agradece para que no rompan con el terreno y se carguen esta bonita zona. Además aquí también tienen un centro de visitantes donde puedes ver exposiciones.

Tiendas acantilados Moher
Tiendas y restaurantes en los acantilados de Moher
Hay que tener en cuenta que lo más probable es que haga mucho aire. Al menos a nosotros nos tocó sufrirlo. Así que para nada es recomendable ir con paraguas; sí con un buen chubasquero y gorro, porque ya sabemos cómo es el clima cambiante de Irlanda.

Partiendo de la zona donde está la torre, que es una bonita explanada que actúa de gran mirador, sale el sendero que nos lleva paralelo a los acantilados. En total son unos 8km si queremos recorrerlo entero. Con hacer un par de kilómetros es más que suficiente, pues ya desde el principio podemos apreciar la belleza del lugar y tener unas magníficas panorámicas.

Cliffs Moher desde el inicio de la ruta
El camino está perfectamente señalado y con las medidas de seguridad. Es de tierra, por lo que en días de lluvia –en Irlanda es lo más común- hay que tener cuidado con el barro. Por lo demás, siempre encontrarás alguna piedra para subir y querer echar la típica foto desde arriba o sentado al borde del precipicio. Con esto hay que tomar precauciones para evitar un susto, sobre todo por lo resbaladizo del terreno. Nos recordó en parte al Preikestolen de Noruega, por las “locuras” que vimos hacer a mucha gente por tomarse una foto. Lo cierto es, según parece, aquí sí que ha muerto gente.

Monumento victimas acantilados Moher
Monumento a las víctimas que han muerto en los acantilados

Viento acantilados Moher
Aguantando el fuerte viento
Aquí el vértigo también es importante. Para los que no se lleven bien con las alturas, esta es una prueba de fuego. Paredes verticales completamente con una caída al abismo siempre en torno a los 200 metros. Pero las vistas que se tienen desde aquí lo compensan. Si hay suerte y sale un día sin niebla y despejado, como fue en nuestra visita pese al fuerte viento que soplaba sobre todo al principio, se pueden observar las Islas Arán, que son unas pequeñas islas que se encuentran a unos 10km de la costa.

Como dato añadido, aunque nosotros no lo hicimos, es posible ver los acantilados desde el mar, montados en un barco. Parte desde la localidad cercana de Doolin y sin duda debe de ser una opción muy interesante si se dispone de tiempo y poder tener otra visión diferente de esta estupenda zona geográfica.

Cómo llegar hasta los acantilados de Moher: 

La mejor opción es en coche. Tendrás toda la libertad de horarios. Desde Galway está a poco más de 70km y pasarás por carreteras donde te verás obligado a dejar el coche en el arcén y salir a tomar fotografías. Desde Dublín en coche son algo más de 3 horas y unos 280km.

En autobús lo mejor es ir desde Galway. En verano hay 5 horarios tanto de ida como de vuelta. El resto del año son 3 horarios. El precio es de 10,45€ por trayecto, aunque mejor consultar su web donde poder encontrar horarios y precios actualizados. 

En tren la única opción es ir hasta Galway y aquí coger un autobús. 

Mapa de localización: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario