viernes, septiembre 30, 2016

Inter-Rail 2015 - Día 11: Belgrado (Serbia)

Continuamos con nuestra ruta por los Balcanes dentro del Inter-Rail. Sin duda una de los trayectos más entretenidos, complicados y reseñables que hemos hecho en los últimos viajes. Esta vez llegábamos a Belgrado por la mañana temprano, tras una noche en autobús nocturno desde Kosovo.

recorrido Inter-Rail Balcanes
Recorrido de los últimos días. En rojo Pristina -> Belgrado
Llegamos a Belgrado en autobús un poco antes de las 8 de la mañana desde Pristina y lo primero que hicimos fue cambiar divisa a dinares serbios e ir a la estación de tren, que estaba al lado. En realidad Belgrado tiene dos estaciones de trenes (al menos), siendo una, la que se encuentra al norte de la ciudad, para los trenes dirección Rumanía, y la otra, más en el centro de la ciudad y junto a la estación de autobuses, la que va hacia Bulgaria y países del sur. Nosotros teníamos que coger al día siguiente un tren en la estación Beograd, al norte, para ir a Rumanía que era nuestro siguiente destino. Pero dos días después teníamos que volver a Belgrado para coger otro tren hacia Bulgaria, en la otra estación. Este último billete, al ser nocturno, teníamos que reservar asiento y eso es lo que hicimos cuanto antes.

Fotografia de Belgrado
Belgrado, la bonita capital de Serbia. Foto cerca de la estación principal
Cuando estuvimos en Belgrado coincidió con la entrada masiva de refugiados sirios que huían de la guerra y buscaban un lugar donde vivir en paz. En esa época, que estuvo muy presente en las noticias cada día, el corredor principal para entrar en Europa era desde Belgrado a Hungría. Aquí pudimos ver en primera persona justo lo que cada día retransmitían en televisión: campo de refugiados sirios en un gran parque cercano a la estación de tren y autobuses.

Posteriormente fuimos al hostal, andando, ya que se encontraba a poco más de 1km. Como era muy temprano, todavía no podíamos entrar en nuestra habitación, pero el personal del hostal nos permitió dejar allí las cosas para después volver.

Fuimos a desayunar algo a una cafetería cercana, y de ahí a conocer la ciudad siguiendo una ruta que teníamos planeada.

Desayuno en Belgrado
Primer alimento que tomamos en Belgrado
Lo primero que vimos fue el Parlamento Serbio, donde parece ser que había habido protestas porque estaba rodeado con pancartas en recuerdo a víctimas serbias en los diferentes conflictos que ha vivido el país en las últimas décadas.

Protestas parlamento Serbia
Pancartas en la puerta del Parlamento Serbio
Precisamente uno de los puntos más llamativos que aun hoy pueden ver los turistas en Belgrado, son los edificios bombardeados en pleno centro de la ciudad. El que nos encontramos fue bombardeado por la OTAN en 1999, siendo el ministerio de exteriores de la antigua Yugoslavia. Sorprende que casi dos décadas después, continúe tal cual. Para quien quiera visitarlo, el edificio se encuentra en la calle Kneza Milosa, aunque debajo del artículo se puede ver el mapa con los puntos exactos.

Edificios bombardeados OTAN en Belgrado
Edificio bombardeado por la OTAN en Belgrado en 1999
Edificio serbio bombardeado
Aún hoy podemos ver restos del conflicto serbio en sus calles
Siguiendo por una calle amplia dirección a la catedral ortodoxa de San Sava, que es un emblema de Belgrado, nos topamos con la bonita plaza Slavija.

La catedral ortodoxa de San Sava es la más grande de Europa. Tiene como peculiaridad que debido a las numerosas guerras que han asolado el país, todavía no ha acabado de ser construida. En su interior se aprecia el “vacío” existente. Sin duda uno de los edificios más bonitos que vimos en la capital serbia.

Catedral ortodoxa San Sava Belgrado
Catedral ortodoxa de San Sava, la más grande de Europa
Interior catedral San Sava
Interior catedral San Savo, sin acabar
De aquí volvimos a la parte más céntrica de la ciudad, concretamente hacia la plaza de la República, que se encuentra un poco alejada de la catedral. Por el camino pasamos por una amplia y larga avenida muy comercial y llena de tiendas de todo tipo.

En la plaza de la República tenían, al menos en esa época, unas esculturas robóticas bastante curiosas. De esta plaza salen las principales calles de bares y restaurantes. Además por aquí cerca está el bonito parque Studenski.

Plaza de la Republica Belgrado
Escultura en la plaza de la República
Plaza de la Republica en Belgrado
Plaza de la República en Belgrado
Después de descansar un poco en el parque, ya era una hora bastante aceptable para comer y volvimos para la zona de bares y restaurantes. Esta vez no innovamos mucho y acabamos comiendo en un restaurante chino, aunque de comida china tenía más bien poco, con muy buena pinta eso sí.

Parque Studenski Belgrado
Parque Studenski, en Belgrado
Ya por la tarde y una vez la ciudad más o menos estaba finiquitada nos fuimos al hostal a descansar un poco.

Por la noche fuimos a cenar por la zona de la comida del mediodía más o menos y después salimos un rato a algunos bares. Como curiosidad, en Belgrado hay discotecas flotantes en el río. Fuimos a una de ellas, que son gratis. Están situadas en una ladera del río, pero no en la zona pegada a lo que es el centro, sino que hay que cruzar algún puente.


No demasiado tarde nos volvimos en taxi, que en Belgrado son realmente barato, sale como comprar un billete de autobús o menos. Al día siguiente teníamos que coger un tren para Timisoara, en Rumanía. Aunque dos días después volveríamos a Belgrado para hacer enlace con Bulgaria.

Belgrado es una ciudad bonita, muy interesante para ver y conocer su historia. Es una de las más visitadas de los Balcanes y la verdad es que todo resulta muy barato. Como curiosidad, tienen un billete de 10 dinares, que su equivalente es unos 8 céntimos de euro. Aunque es una ciudad bastante grande, lo principal es muy accesible a pie y se puede ver bien en un día.

Mapa de localización

No hay comentarios:

Publicar un comentario