viernes, septiembre 23, 2016

Viaje a Rusia 2016 - Día 1: Llegada a Moscú

La ruta Madrid-Moscú en avión la hicimos con la compañía Alitalia, haciendo escala en Roma. En principio íbamos a salir temprano desde Barajas, a las 06:10 de la mañana, pero un día antes nos enviaron un e-mail de que el vuelo se iba a retrasar y saldríamos hora y media después, a las 07:30. En nuestro caso esto nos daba igual, incluso nos beneficiaba, ya que podíamos dormir hora y media más y esperar menos en la escala en Roma. Pero habrá a quien este cambio no le fuera bien…

Lo que nos sorprendió fue que de Roma a Moscú no volamos con Alitalia, sino con la compañía rusa Aeroflot, que tendrá algún convenio con Alitalia. El avión era mucho más amplio y nos dieron de comer, algo que amenizó las 5 horas de camino a Moscú desde Italia.

Aeropuerto Sheremetyevo en Moscu
Llegada al aeropuerto de Sheremetyevo, en Moscú
A Moscú llegamos pasadas las 17:00h hora rusa (en verano una hora más que en España; en invierno 2 horas más). Llegamos al aeropuerto internacional de Sheremetyevo, que está a unos 30km al norte de Moscú. Es muy económico ir desde aquí hasta Moscú y hay diferentes formas. Mucha gente utiliza taxis, que no son caros, aunque mucho más barato es ir en autobús o tren. Nosotros optamos por el tren, más rápido y además algo más económico que ir en autobús. La compañía que opera es Aeroexpress, y lo hace tanto para este aeropuerto como para ir de Domodedovo a Moscú, costando lo mismo, algo menos de 6€ y sale uno cada media hora.

Antes de eso, en el aeropuerto, como hablamos en el artículo anterior, adquirimos una tarjeta Sim para tener Internet durante nuestro viaje en Rusia. Lo compramos con la compañía Megafon, teniendo 4Gb de datos por poco más de 5€ (390 Rublos). Muy económico y además con 4G+ con velocidades que al menos yo jamás he tenido en España.

Una vez en Moscú, el tren te deja en media hora en la estación Belorussky, en la zona norte. Aquí ya pudimos coger el metro, saliendo y entrando en el edificio de al lado, y en pocas paradas llegamos cerca de donde nos alojábamos.

Estacion Belorussky en Moscu
Estación Belorussky
El metro al principio puede parecer un poco lioso, ya que lo normal es que esté todo en cirílico y hay paradas en una misma estación, pero con diferente nombre según la línea. Pero bueno, te acostumbras y le coges el truquillo rápido. Es muy económico, el sencillo cuesta sobre 0,50€, pero venden tarjetas con X viajes, sirviendo para tranvía o autobús también. Mientras más viajes cojas (máximo son 60) más baratos te sales los viajes. Nosotros cogimos una tarjeta de 60 viajes para toda nuestra estancia y nos salía el viaje a unos 0,30€ o poco más. Esta tarjeta no es individual, sino que la puedes compartir con varias personas sin necesidad de tener una cada uno. Da igual si sobran viajes, aun así sigue saliendo rentable. Al final del viaje nos sobraron unos 8 trayectos, por lo que más que amortizada la tarjeta. Esta tarjeta hay que comprarla en la taquilla, a una persona física, que lo más probable es que no sepa nada de inglés, por lo que por señas, como fue nuestro caso, es la única solución para que te entiendan. Escribir en un papel el número 60, por ejemplo, puede valer para que te entiendan.

Tarjeta de transporte Moscu
Tarjeta de transporte de Moscú
Esto es algo que nos acompañó durante todo el viaje: la barrera del idioma. En Rusia es bastante raro encontrarte una persona que hable inglés, no que hable un buen inglés, sino que simplemente sepa hablar algo. Ni siquiera en algunos sitios turísticos lo hablan perfectamente.

Parada de metro Moscu
Interior del metro de Moscú
Simbolos sovieticos metro Moscu
Simbología soviética en el metro de Moscú
Nos hospedábamos a 1,50km al sureste de la Plaza Roja, una zona tranquila, con parada de metro bastante cerca y en poco más de 10 minutos andando estábamos en los principales puntos turísticos de Moscú. La verdad es que fue muy barato. No es ni mucho menos el mejor hostal, pero nos sobraba.

Cuando llegamos al hostal a dejar las cosas era ya completamente de noche y ese día no íbamos a hacer mucho. Al día siguiente teníamos que coger el tren para ir a San Petersburgo y ya a la vuelta a Moscú, 5 días después, empezaríamos a ver la ciudad. Además esa noche empezó a llover justo cuando íbamos a salir a cenar. Nos temimos que ese tiempo nos acompañase ya varios días, pero por suerte no fue así.

Fuimos a cenar a un restaurante de comida rápida que había cercano del hostal, no podíamos ir mucho más lejos por la lluvia evidentemente, y no demasiado tarde nos fuimos a dormir. Al día siguiente empezaba realmente nuestro viaje por Rusia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario