lunes, abril 18, 2016

Islas Azores 2016 - Día 3: Sete Cidades, costa oeste y Ponta Delgada

Nuestro último día por las Islas Azores lo dedicamos en gran parte a visitar la zona oeste de la isla, la que nos faltaba por ver, además de la capital, Ponta Delgada, la cual no conocimos en profundidad hasta ese día por la tarde. El objetivo principal de la visita este día fue el volcán de Sete Cidades, actualmente dormido, lleno de agua formando los lagos Azul y Verde.

Vistas desde el oeste de la isla de San Miguel
Así pues, un día más nos levantamos temprano y después de tomar un buen desayuno con productos típicos de Azores en el hostal, Fred, el responsable del mismo, nos hizo algunas recomendaciones para visitar este día, algunas de ellas que no teníamos previsto en nuestro itinerario. Dejamos Ribeira Grande, donde habíamos pasado las dos últimas noches.

La primera parada que teníamos prevista fue el lago del Canario (lagoa do Canário) que es un pequeño lago muy bonito que nos caía de camino a Sete Cidades. La entrada, aunque está señalizada, es fácil pasársela por alto si no se sabe más o menos dónde está situado. Pero durante el camino hasta aquí fuimos parando en algunos miradores que nos encontrábamos por el camino.

Lago del Canario, cerca de Sete Cidades
Posteriormente llegamos al punto más visitado seguramente de la isla de São Miguel: el mirador Vista del Rey (miradouro Vista do Rei). Es la fotografía típica que aparece en las guías de viaje de las Islas Azores. Es el volcán más conocido de las islas y el aspecto actual es debido a una gran erupción que hubo en el siglo XV. Actualmente hay dos grandes lagos: el Lago Azul y el Lago Verde y es considerado una de las Siete Maravillas del Territorio Portugués.

Volcán de Sete Cidades desde el mirador Vista do Rei
Desde este mirador se tienen unas espléndidas vistas con una panorámica de los dos lagos y el pequeño municipio de Sete Cidades. Hay un puente que separa ambos lagos, al cual bajamos para tener una perspectiva diferente de los lagos y todo el entorno.

Antes de llegar hasta abajo, la carretera pasa por el lago de Santiago, que es de mayor tamaño que el lago del Canario, aunque bastante más pequeño que el de Sete Cidades.

Lago de Santiago
Por aquí hay numerosas rutas senderistas para hacer y disfrutar de paisajes muy bonitos. Nosotros no disponíamos de tiempo, ya que teníamos aún muchas cosas que ver ese día y todo esto lo hicimos en coche, eso sí, parando en numerosas ocasiones para ver miradores y lugares interesantes.

Después de rodear todo el volcán por arriba por un bonito sendero donde teníamos unas vistas impresionantes de los lagos a un lado y el mar al otro, pusimos rumbo al pueblo de Mosteiros, en la costa noroeste de la isla. Por el camino nos topamos con el mirador do Escalvado, en la punta del mismo nombre. Desde aquí se puede observar los escarpados acantilados y Mosteiros a la derecha.

Mirador del Escalvado y Mosteiros al fondo
Mosteiros es un pequeño pueblo con una costa muy bonita. Decidimos comer aquí ya que el tiempo avanzaba y teníamos que continuar con la ruta.

La siguiente parada de la ruta fue la punta de Ferraria, que es el punto más occidental de la isla de São Miguel. La peculiaridad de esta zona costera es que los acantilados son de lava volcánica completamente negra. La fuerza del agua golpea la roca e incluso ha moldeado alguna convirtiéndola en un arco.

En esta zona hay aguas termales de origen volcánico, como se puede ver en la fotografía de abajo, en la que una pequeña cascada de agua deja un rastro naranja por la cantidad de hierro que lleva.

Costa de Ferraria
Pero el punto más llamativo y que sin duda hace más interesante a este lugar, es una pequeña zona en el mar que se convierte en una piscina natural de agua caliente cuando baja la marea. Podemos ver escaleras que bajan de la roca, preparada para el baño. En este punto, donde hay actividad volcánica y que genera calor dentro de la tierra, cuando baja la marea esta zona queda aislada, por lo que no entra agua, manteniendo la misma que se calienta hasta que vuelve a subir la marea.

Zona de baño termal en el mar en Ferraria
Este fenómeno sólo ocurre cuando la marea está baja, por lo que la hora a la que se puede ir varía constantemente. En nuestro caso, la marea bajaba a las 17:30h y teníamos que entregar el coche de alquiler en Ponta Delgada como hora límite a las 18:00h, por lo que nos fue imposible bañarnos aquí. Cuando dejamos Ferraria, la marea aún no había bajado lo suficiente.

Por tanto pusimos rumbo hacia Ponta Delgada para pasar las últimas horas del viaje. Volvimos a hospedarnos en el mismo alojamiento de la primera noche, y posteriormente fuimos a dejar el coche de alquiler y visitar la ciudad.

Toda la suerte que tuvimos durante los días anteriores en cuanto a la climatología, nos fue adverso el último día. Por primera vez estuvo lloviendo y no paró en casi toda la tarde. Aun así, fuimos a visitar los lugares más interesantes de Ponta Delgada.

La imagen más típica de la capital de las Islas Azores, son las puertas de la ciudad, con la iglesia de San Sebastián al fondo. Esto se encuentra junto al paseo marítimo.

Puertas de la ciudad e iglesia de San Sebastián
Ponta Delgada, como cualquier otra ciudad de Azores, es nueva, por lo que no nos vamos a encontrar monumentos antiguos ni importantes. Las iglesias, en general, siguen el mismo patrón arquitectónico.

Fuimos a cenar a la zona de la marina. Buscando algo típico portugués, acabamos comiendo una francesinha, comida muy popular especialmente en Oporto y alrededores. Poco después de cenar nos fuimos a dormir. Al día siguiente a las 04:45h nos esperaba el minibús que nos llevaba al aeropuerto de vuelta a Lisboa, por donde entrábamos a la Península.

En resumen, las Islas Azores, al menos la isla de São Miguel que fue la que visitamos, es un destino realmente interesante para disfrutar de la naturaleza y de lugares magníficos a la vez que únicos. Totalmente recomendable. Pero si lo que buscamos es turismo urbano, cultural y de monumentos, este no es el sitio, evidentemente.

Mapa de localización:

No hay comentarios:

Publicar un comentario