viernes, abril 01, 2016

Ruta por la isla de Irlanda: Belfast

Belfast es la capital de Irlanda del Norte y la segunda ciudad más poblada de la isla de Irlanda, después de Dublín. Fue nuestra segunda parada en la ruta que hicimos en coche por la isla de Irlanda en 2015. Una ciudad con mucha historia, donde lo más característico son sus murales, el astillero donde se construyó el Titanic y algunos monumentos como el ayuntamiento, la torre del reloj de Albert o la catedral de Santa Ana.

Nos hospedamos en el hostal Global Village, que estuvo bastante bien. Estaba muy próximo a la famosa universidad de Belfast, la Queen’s, abierta desde mediados del siglo XIX, aunque alejado del centro y de la mayoría de los puntos turístico. Ese era el aspecto negativo, pero es una ciudad pequeña y las distancias tampoco son muy grandes.

Empezamos nuestro recorrido visitando el centro histórico, teniendo la primera parada en el ayuntamiento. Este es el edificio más conocido de la ciudad. Construido a principios del siglo XX, destacan sus dos torres y su cúpula central de más de 50 metros. Es posible entrar y visitarlo por dentro, de forma gratuita. Nosotros no lo hicimos. Preferimos aprovechar el tiempo en visitar bien el resto de la ciudad y además estaba el día lluvioso y era mejor ver las cosas de fuera antes de que lloviera más.

Ayuntamiento de Belfast, edificio representativo de la ciudad
Continuando con nuestra ruta, a unos 500 metros del ayuntamiento está la torre del reloj de Albert (Albert Memorial Clock). Es una torre de 40 metros y fue construida en 1869.

Torre del reloj de Albert
Al lado está la estatua del pescado, “the big fish”, hecha de cerámica y de más de 10 metros. Es un lugar típico de fotografía para los turistas que visitan la ciudad. Desde aquí, junto al río, se puede ver a lo lejos los astilleros Harland y Wolff, donde fue construido el Titanic.

The big fish, lugar muy fotografiado cerca de los astilleros en Belfast
Volviendo hacia el centro de Belfast, pasando por diferentes calles llenas de restaurantes, tiendas y edificios de negocios, llegamos hasta la catedral de Santa Ana. Este templo religioso destaca por tener la cruz Celta más grande de Irlanda en uno de sus muros.

Cruz Celta más grande de Irlanda
La parte de la ciudad que nos quedaba por visitar estaba algo alejada del centro y ya era hora de comer. Buscando algún sitio, acabamos en una escuela de hostelería donde la comida era servida por alumnos. Comimos aquí sin saberlo al principio, asustados creyendo que nos habíamos metido en un restaurante de lujo por cómo actuaba la gente, que en realidad estaban siendo evaluados por ese trabajo. Resultó ser barato y comimos platos muy elaborados.

Uno de los muchos platos que nos pusieron en la escuela de hostelería
Mientras comíamos cayó una tromba de agua considerable y por suerte nos respetó el resto del día. Teníamos por delante la visita al sitio más interesante, desde mi punto de vista, de la historia reciente de Irlanda del norte: los murales de Belfast.

Las zonas de murales se dividen en dos: el barrio protestante y el barrio católico. En el primero, la zona principal está en torno a Shankill Road, y aquí la gente en los murales apoya a la unión del Ulster, es decir, la pertenencia de Irlanda del Norte a Reino Unido. Apoyan la corona británica y a diferentes grupos paramilitares. Aquí vemos infinidad de banderas de Reino Unido, fotografías de la familia Real y monumentos en recuerdo a las víctimas protestantes.

Barrio protestante. Murales en favor de la monarquía británica
Zona unionista. Memoria de 5 asesinados
En el barrio católico están los favorables a la independencia de Irlanda del Norte, formando parte de la República de Irlanda, como fue hasta 1921. Aquí predominan las banderas de Irlanda y hay mucha más variedad de murales reivindicativos que en la zona protestante. Aquí podemos ver murales reivindicando la independencia de muchas zonas del mundo, como ikurriñas vascas, esteladas catalanas, otros murales pidiendo la libertad de presos políticos y también otros apoyando la lucha armada de algunos grupos.

Murales por el barrio católico de Belfast
Aquí está la sede del partido político Sinn Féin, que apoyaba al IRA (grupo terrorista, en su última fase, que asesinó durante décadas hasta hace muy pocos años que firmaron la paz).

Sede del Sinn Féin, partido político pro independencia 
El conflicto entre los dos bandos ha sido muy duro y las heridas aún están muy abiertas. Hablar de estos temas con la población local, puede no resultar ser una buena idea. La mayoría de la gente de mediana edad en adelante han vivido de cerca estos hechos.

Aunque Belfast es una ciudad pequeña, es recomendable estar más de un día. No fue ese nuestro caso, aunque vimos en general todo lo importante de la ciudad.

Mapa de localización:


No hay comentarios:

Publicar un comentario