viernes, abril 15, 2016

Puente Carrick-a-rede, un espectacular lugar en Irlanda del Norte

El puente colgante de Carrick-a-rede es uno de los más espectaculares que podemos encontrarnos en el mundo. Situado en el extremo nórdico de Irlanda del Norte, cerca de la localidad de Ballintoy, esta pasarela de cuerdas es en la actualidad uno de los atractivos turísticos más visitados de toda la isla de Irlanda. Fue declarado 'National Trust', donde se encuentran los lugares de Interés Histórico o Belleza Natural de Reino Unido.

Posiblemente por su cercanía a la Calzada de los Gigantes y también por el más recientemente popular tramo de carretera The Dark Hedges, este puente recibe al año decenas de miles de turistas de todas partes, atraídos por la peculiaridad de cruzar a la pequeña isla de Carrick (de ahí su nombre) que significa “roca” en gaélico, para cruzar esta plataforma a unos 25 metros de altura encima del mar.

Puente Carrick-a-rede
Puente Carrick-a-rede desde arriba

Es un sitio no apto para quienes tengan problemas de vértigo o miedo a las alturas. Pudimos comprobar en nuestra visita cómo había gente pasándolo realmente mal al cruzarlo. Pero las vistas que hay, todo el entorno en el que está, bien merece la pena.

Cruzando el puente Carrick-a-rede
Cruzando el puente colgante Carrick-a-rede

La entrada para visitar el puente no es libre. Tiene horarios y hay que comprar ticket. Los aparcamientos, tanto si venimos en coche como en autobús desde Belfast u otra ciudad cercana, se encuentran a 1km de la entrada, por lo que hay que caminar por un sendero hasta donde se compran los tickets. La entrada, precios de 2016, es de 5,90 Libras para adultos y 3 Libras para niños. Hay una entrada especial para familias de 14,80 Libras. La verdad es que no es barato, pero merece mucho la pena.

Zona de aparcamientos

Una vez pasados los tornos de acceso, llegamos a unas escaleras que llevan hasta un nivel inferior para empezar a cruzar el puente. Aquí hay un responsable de seguridad controlando el acceso, ya que hay un número máximo de personas para cruzar el puente al mismo tiempo (8 personas, aunque en la realidad estábamos cruzando al menos 12). Es muy común tener que esperar un poco para cruzar, ya que, evidentemente, la gente que cruza ese puente son turistas que buscan llevarse una foto de recuerdo.

Sendero hasta la entrada. Isla de Carrick en el centro de la imagen

El puente mide unos 20 metros de largo y lo cruzas sobre tablones de madera enganchados con cuerdas. El pasamano y toda la zona de los laterales es cuerda también. Cuando andas notas como se mueve todo. De hecho, en días de mucho viento, cierran la entrada por motivos obvios de seguridad.

Superficie por la que se cruza

Desde la pequeña isla para donde cruza el puente hay unas espectaculares vistas de todos los acantilados. Tuvimos suerte durante nuestra visita y el día estaba soleado, algo que en Irlanda no ocurre muy a menudo.

Acantilados junto al puente Carrick-a-rede

Históricamente este puente estaba hecho para los pescadores que acudían cada día a pescar a esta isla. Este lugar es importante para la pesca de salmón, principalmente. Pero ni mucho menos este puente estaba así antiguamente. Estos pescadores pasaban por un puente colgante, mucho menos seguro y sin cuerdas para agarrarse al caminar. Además, el actual puente que podemos encontrarnos ahora mismo, fue reformado en 2008, hace muy pocos años por tanto.

Mirando al este desde aquí se puede ver la isla de Rathlin, a unos 10km. Según nos dijeron, en días muy despejados, es posible ver la parte más occidental de Escocia, que se encuentra a unos 35km.

De vuelta a los aparcamientos, esta vez tiramos por un sendero diferente, un poco más largo, que nos llevaba hasta una zona más elevada donde hay un bonito mirador para ver el puente desde otra perspectiva.

Puente colgante abajo y la isla de Rathlin al fondo

Cuando acabamos nuestra visita y volvimos a los aparcamientos, era hora de comer. Decidimos comer en el único sitio que había allí, una especie de bar-restaurante-tienda de suvenires. Mala idea. Nada recomendable comer aquí, ya que la comida que tienen es muy limitada, basándose casi todo en pequeños bocadillos excesivamente caros (normal en un punto turístico tan concentrado). Mejor ir a algún pueblo cercano y comer allí.

Horarios y precios:

-Del 1 de enero al 22 de febrero: de 09:30h a 15:30h
-Del 23 de febrero al 24 de mayo: de 09:30h a 18:00h (se amplía a las 19:30h en Semana Santa)
-Del 25 de mayo al 30 de agosto: de 09:30h a 19:30h
-Del 31 de agosto al 25 de octubre: de 09:30h a 18:00h
-Del 26 de octubre al 31 de diciembre: de 09:30h a 15:30h

Solamente cierra el 24, 25 y 26 de diciembre. La última entrada es 45 minutos antes de la hora de cierre.

-Adultos: 5,90 Libras
-Niños: 3 Libras
-Familia: 14,80 Libras

Mapa de localización:

No hay comentarios:

Publicar un comentario