viernes, marzo 11, 2016

Gibraltar, un trozo de Reino Unido dentro de España

Gibraltar era un destino pendiente desde hacía tiempo, pero que nunca se acababa de ir. Finalmente en febrero de 2016 hicimos una escapada corta para visitar este pequeño trozo de Reino Unido, dentro de España. Habiendo una mezcla cultural y arquitectónica considerable, hacen que la “Roca” sea un destino muy interesante para conocer un poco más la historia no tan lejana, de esta parte de Europa.

Peñón de Gibraltar visto desde España
En nuestra visita a Gibraltar teníamos organizado un itinerario para hacer, siendo indispensable visitar la Reserva Natural donde se encuentra la única colonia de monos salvajes que hay en Europa, entrar en el túnel de la II Guerra Mundial y las cuevas de san Miguel. Además de estos sitios, visitar la ciudad y acercarnos al típico lugar donde están los Pilares de Hércules, desde donde tener unas espléndidas vistas de todo el peñón, África al fondo y al oeste Tarifa.

No somos muy de viajes organizados en forma de tour, de hecho en nuestros viajes es la única vez o una de las pocas que lo hemos hecho. Pero esta vez no quedaba más remedio. Fuimos a Gibraltar con la idea de visitar todo lo anteriormente dicho, adquiriendo un ticket de unos 20€ en el que nos entraba un pase de un día para usar los autobuses ilimitadamente, entradas a las cuevas de san Miguel, a los túneles y a la Reserva Natural, así como llegar hasta aquí en teleférico. Lamentablemente el teleférico el día de nuestra visita estaba en mantenimiento y estaba cerrado (en la web, previamente consultada, ponía que había estado en mantenimiento esa semana, pero que desde el día anterior a nuestra visita volvía estar operativo…). El caso que la única opción viable que teníamos para ver todo lo que teníamos en mente, era reservar un tour guiado en un furgón, por 33€, que nos entraba todo. La otra opción, inviable, era subir a pie y ver todo andando, lo cual necesitaríamos horas y horas para cada cosa.

Lo malo de los tour organizados es que el tiempo que tienes para cada cosa está limitado. No puedes ir libremente dedicándole el tiempo que quieras, porque te estarán esperando. Pero bueno, pese a esto, el tour estuvo bastante bien. Nos tocó un guía que no paraba de hablar en todo momento, contándonos muchas cosas de la historia de Gibraltar, de edificios importantes por donde pasábamos en la furgoneta, etc.

Columnas de Hércules 
Así pues, la primera parada del tour fue en las Columnas de Hércules. La leyenda de la mitología griega, de estas columnas, es que antiguamente existían dos: una en lo que hoy es Gibraltar y otra en África, probablemente en la zona de Ceuta o en el monte Musa en Marruecos. Estas columnas son las que podemos ver en el escudo de España hoy en día.

En un lado de las columnas tenemos la inscripción de “El Mundo Antiguo”, donde podemos ver un mapa de lo que es el norte de África y Europa, la parte del mundo conocida entonces, y por la otra parte vemos la inscripción de “El Mundo Moderno”, con un mapa de todo el mundo.

Desde aquí arriba tenemos unas magníficas vistas de la ciudad de Gibraltar abajo, Tarifa un poco más al oeste y mirando hacia el sur tenemos la costa africana, perfectamente visible en días claros.

Panorámica con vistas de África, Tarifa y Gibraltar
Continuando con nuestro tour, la siguiente parada donde nos llevaron es a las cuevas de san Miguel. Actualmente podemos encontrar en su interior un pequeño escenario y multitud de sillas para los espectadores que acudan a conciertos o a obras teatrales. Pero esta cueva ha sido usada desde hace siglos ya por los árabes como guarida, y más recientemente llegó a habilitarse como hospital en la II Guerra Mundial, aunque no llegó a usarse como tal.

Escenario dentro de las cuevas de san Miguel
Estas cuevas se formaron por la lenta filtración del agua en la piedra caliza. Podemos ver multitud de estalactitas y estalagmitas, formadas tras miles y miles de años.

Cuevas de san Miguel en Gibraltar
Posteriormente, y subiendo un poco más por el peñón, llegamos hasta uno de los puntos donde hay más concentración de lo más conocido de Gibraltar: los monos. Estos animales llevan siglos habitando esta zona. Se desconoce con exactitud cuando llegaron a Gibraltar, pero se cree que sobre el siglo VIII fueron traídos por los musulmanes como mascotas, llegando hasta nuestros días. No se han importado monos de fuera. Los que hay en la actualidad, son los descendientes de los primeros, siendo hoy en día la única colonia de monos en libertad que hay en Europa.

Mono saltando libremente en Gibraltar
Está prohibido darles de comer y tocarlos. De hecho tienen un vigilante de seguridad encargado de que nadie incumpla las normas. Advierten además de que los monos pueden morder. Delante nuestra vimos cómo se subían encima de las cabezas a varias personas, saltaban encima de los coches o jugaban entre ellos. Sin duda resulta curioso.

monos viviendo en libertad en gibraltar
Grupo de monos gibraltareños, la única colonia en libertad en Europa
Nuestra última parada del tour fue para entrar en los túneles de la II Guerra Mundial. Para mí esto era un punto muy interesante y que le hubiera dedicado más tiempo… Pero es lo que tiene ir en un tour organizado. Ya nos habían esperado sólo a nosotros en las dos paradas anteriores, y en esta nos volvieron a tener que esperar, y eso que no dedicamos demasiado tiempo en los túneles…

Túneles de la II Guerra Mundial dentro del peñón de Gibraltar
Estos túneles surgieron a finales del siglo XVIII para poder colocar cañones y defender el peñón del asedio de las tropas franco-españolas. El resultado de estos túneles fue realmente bueno y durante la II Guerra Mundial, el ejército británico proyectó la ampliación de los túneles hasta los 48km actuales, y así poder defenderse de un posible ataque a Gibraltar. Además, podría servir para proteger a la población gibraltareña y para guardar en su interior armamento.

Con la piedra que sobraba de la excavación de los túneles, se utilizó para la construcción del aeropuerto en la década de 1940, así como alguna carretera y edificaciones.

Dentro de los túneles había de todo. Cocina, barracones para los soldados, zonas de hospital, grandes salas… Para verlo todo bien, introduciéndonos en las profundidades, habría que dedicarle 2 ó 3 horas, cosa que no teníamos ya que íbamos con el tour organizado que no podíamos estar más que 15-20 minutos.

En el interior del túnel, en la parte más cercana a la entrada, podemos ver diferentes paneles que cuentan la historia de estos pasadizos, cronología de los diferentes usos que han tenido, así como ilustraciones físicas de cañones reales, soldados, armamento, etc. Sin duda es una visita muy recomendable si visitamos Gibraltar y que no hay que dejar de hacerla.

Bajando hasta la ciudad, pudimos ver de pasada el castillo árabe, la parte de la torre del Homenaje. En Gibraltar hay una muralla defensiva árabe que discurre desde la ciudad hasta este castillo, conservándose aun en la actualidad. 

Torre del castillo árabe
Ya en la ciudad, decidimos dar un paseo por la Main Street, que es la calle más turística y llena de tiendas y restaurantes. Sobre todo estaba llena de turistas españoles, pero también había muchos británicos.

Calle principal de Gibraltar. La Main Street.
Los precios, en general, no eran nada baratos, al menos por esta zona. El precio de cosas “normales”. El precio del tabaco, alcohol o combustibles, sí es más barato. En el caso del combustible, era algo más económico respecto a lo que podemos encontrar en gasolineras “low cost” en España, pero sin ser excesivo.  

Después de buscar un sitio para comer, viendo precios un poco exagerados para comer comida típica como el ‘fish and chips’ o similares, decidimos entrar en un restaurante indio o similar de comida rápida, donde por 2 Libras (se puede pagar en Euros sin problema, pero el cambio no suele ser muy favorable) comimos una hamburguesa bastante buena de pollo tikka, que es una variedad con especias así fuertes.

Después de comer continuamos por la calle principal hasta una plaza, que es también la principal de la ciudad, donde hay muchos restaurantes y donde está la fábrica de vidrio, que es una de las pocas que hay en Europa donde se fabrica a mano, usando métodos de hace siglos. Pero estaba cerrado y no pudimos entrar. Además tienen una tienda donde puedes comprar productos de cristal fabricados allí, a precio de fábrica.

Cruzando el aeropuerto de Gibraltar andando para entrar en España
Ya de vuelta para España, esta vez cruzamos el aeropuerto andando. Resulta curioso tener que cruzar una pista de aterrizaje para poder entrar o salir en esta ciudad, pero es la única forma de hacerlo. Justo después de la pista de aterrizaje, está el control de identidad y control de productos que hayas comprado, en caso de haberlo hecho. Fue todo realmente fluido. Leí muchas cosas por Internet antes del viaje, que decían que se formaba colas, que hacían un control muy exhaustivo, pero nada que ver. Al menos cuando fuimos nosotros, andando, un sábado de febrero, no perdimos nada de tiempo en cruzar la frontera. Simplemente pasamos el DNI por la máquina automática y listo. A la entrada no había máquina, tuvimos que enseñarlo a un policía gibraltareño que lo escaneaba.

Aquí un vídeo colgado en nuestro canal de Youtube de lo más destacado de Gibraltar



Consejos para entrar en Gibraltar:

Entrar en coche es una opción, pero aunque a la salida como hemos comentado andando no tuvimos ningún tipo de problema en cuanto a perder tiempo, ya que fue todo realmente fluido, al entrar vimos una cola muy larga de coches desde La Línea de la Concepción hasta la frontera. A la vuelta también había una cola considerable para salir de Gibraltar. Aparcar el coche dentro del peñón puede ser complicado y lo más normal es que se aparque bastante lejos de lo que es el centro de la ciudad.

Nuestra recomendación es aparcar el coche en La Línea de la Concepción, junto a la frontera que no suele haber problemas. Es zona azul, pero si se va en fin de semana como nuestro caso (a partir del sábado a las 14:00h) es gratis. En cualquier caso, alejándonos un poco del límite fronterizo, los aparcamientos son gratuitos. Andando no se tarda nada en llegar hasta Gibraltar, y una vez aquí dentro podemos tomar un autobús urbano, que son bastante económicos, o ir caminando hasta el centro que no es más que 15 minutos.

Un dato respecto a la zona azul de La Línea: normalmente en España las zonas azules "caducan" a las 2 horas y hay que renovar el ticket. Esto sería realmente muy malo para los visitantes de Gibraltar, pues tendrían que estar cada 2 horas volviendo a España a cambiar el ticket y sin disfrutar de su visita. Por tanto esta zona azul tiene la particularidad de que puedes dejar el coche aparcado hasta 6 horas.

Mapa de localización:


No hay comentarios:

Publicar un comentario