lunes, marzo 07, 2016

Viaje a Malta 2016 - Día 1: Valeta y las Tres Ciudades

En nuestro primer día en Malta teníamos previsto conocer su capital, Valeta, donde nos hospedamos los tres días, y visitar las Tres Ciudades, que son, como su nombre indican, tres ciudades muy bonitas que hay enfrente de Valeta: Senglea, Cospicua y Vittoriosa.

Nuestro vuelo salía a las 07:05 de Barajas, pero sufrió un retraso de cerca de una hora para despegar en Madrid, por lo que llegamos algo más tarde a Malta de lo que estaba previsto.

El aeropuerto de Malta está en la localidad de Luqa, a unos 6km al sur de la capital. Es un aeropuerto pequeño y para llegar desde aquí a Valeta la única opción en transporte público es el autobús (además de taxis). No hay muchos autobuses y desde el propio aeropuerto para llegar hasta Valeta hay que tomar la línea X4, que en media hora aproximadamente te deja en la parada central. El problema es que la frecuencia no es muy grande, por lo que tuvimos que esperar más de media hora hasta que pasó el autobús.

Aeropuerto de Luqa, en Malta
Durante el camino a Valeta pasamos por pueblecillos y zonas muy bonitas que nos empezó a sorprender, especialmente la arquitectura de las casas y calles. Esto se incrementó una vez llegamos a Valeta y vimos, justo al lado de donde aparcan los autobuses, la fortaleza que rodea a la ciudad. Una zona muy bonita.

Nos alojamos en el British Hotel, que estaba cerca del centro y de la estación de autobuses, aunque la ciudad es bastante pequeña en cualquier caso. Estábamos justo al lado de la Puerta de Victoria, en la parte este de la ciudad, y teníamos unas vistas magníficas con las “Tres Ciudades” justo enfrente, pudiéndolas ver desde la terraza de nuestra habitación.

Vistas desde nuestra habitación en el British Hotel
La verdad que este hotel nos salió muy económico para lo bien que estaba. No creo que en temporada alta valga ni siquiera el doble de lo que nos costó.

Una vez dejamos las cosas en el hotel, nos pusimos a visitar la zona, bajando hasta el mar, pasando por la Puerta de Victoria y viendo algunas callejuelas curiosas. Miraras donde miraras, sorprendía mucho la arquitectura y todos los edificios perfectamente alineados en forma y color. Realmente muy bonita esta zona y en general toda la ciudad.

Aquí cerca de nuestro hotel y de la Puerta de Victoria, partía el ferry hasta la marina de Grand Harbour, para visitar las “Tres Ciudades”. Pero antes fuimos a visitar un poco Valeta y buscar algún sitio para comer, por lo que volvimos para la zona céntrica.

Puerta de Victoria en La Valeta
Por el camino nos topamos con algunos monumentos y lugares interesantes como la antigua ópera real, construida a mediados del siglo XIX y que sufrió un incendio, siendo reconstruida años después. Pero fue en 1942, durante la II Guerra Mundial, cuando sufrió un impacto de bombardeos y quedó destruido, en ruinas, hasta que hace muy pocos años (en 2013), fue reconstruido y preparado para convertirse en un teatro, pero al aire libre, por lo que podemos ver la estructura que se conserva. Pjazza Teatru Rjal, es su nombre en la actualidad.

Antigua ópera real, ahora un teatro abierto
Muy cerca de este teatro está el castillo de Auberge, que está situado en una bonita plaza. Aquí se alojaban los caballeros de Castilla, León y Portugal, encargados de vigilar la fortaleza de la ciudad. Fue construido en 1574, aunque ha sido dañado en varias ocasiones debido a las guerras. Actualmente es la residencia del Primer Ministro de Malta.

Castillo de Auberge, residencia actual del Primer Ministro de Malta
Después de comer, decidimos aparcar Valeta y aprovechar las horas de luz para visitar Vittoriosa, Senglea y Cospicua. Para llegar hasta estas tres ciudades, se puede hacer por autobús y por ferry. El precio es el mismo: 1,50€ el trayecto. Aunque el ferry puedes comprar ida y vuelta que sale por 2,80€ (precios de invierno, en verano sube). Lo más rápido sin duda es el ferry, más aun nos venía bien a nosotros que estábamos justo en la zona de donde parte.

Primera comida en Malta
El trayecto en ferry hasta Vittoriosa dura poco más de 10 minutos y podemos contemplar unas imágenes muy bonitas de Valeta y de Vittoriosa y Senglea cuando vamos acercándonos por el agua hasta el puerto.
Bahía Grand Harbour, entre Vittoriosa y Senglea
La primera ciudad que visitamos fue Senglea, “Ciudad Invicta”. Por aquí seguimos una ruta a pie pasando por la calle principal que atraviesa todo el municipio, pasando por numerosas iglesias, muchas figuras religiosas y edificaciones típicas. Merece mucho la pena visitar esta ciudad y las demás, y perderse por las calles hasta llegar al fuerte de San Miguel, desde donde hay unas espléndidas vistas de Valeta y también podemos ver Vittoriosa desde aquí.

Basílica de Nuestra Señora de las Victorias en Senglea
La Valeta vista desde el fuerte de san Miguel
Volviendo para la zona de la marina de Grand Harbour, pero esta vez tirando por callejuelas diferentes y muy bonitas, llegamos hasta Cospicua, que es otra de las tres ciudades. Subiendo desde el puerto por unas escalinatas, lo primero que nos encontramos es la iglesia de la Inmaculada Concepción.

Arte callejero en Senglea
Igleisa de la Inmaculada Concepción en Cospicua
Recomiendo subir por las callejuelas que hay detrás de esta iglesia y ver las casas típicas y continuar la bajada hasta Vittoriosa.

En esta tercera ciudad, en Vittoriosa, es donde está la marina con numerosos barcos y veleros aparcados. Siguiendo el paseo cercano al mar, llegamos hasta el fuerte de San Ángelo, con vistas similares al de Senglea. Decidimos bajar a bajo a nivel del mar y tener una perspectiva diferente.

Todas las visitas anteriores se pueden realizar a pie perfectamente. Hay poca distancia y es incluso recomendable para conocer mejor las ciudades y sus calles. Solamente cogimos autobús desde Vittoriosa para ir hasta el fuerte Ricasoli, que es el que queda más al norte y fuera de las ciudades. En este fuerte se han rodado películas como Gladiator o Troya. La única línea de autobús que llega hasta este fuerte es la 3, que pasa, como prácticamente todos los autobuses, por la estación de La Valeta.

Cabina telefónica de "estilo británica" en La Valeta
Ya de vuelta a La Valeta, esta vez en autobús, se hizo de noche completamente. Aquí, más aun en invierno, anochece antes que en España. Así pues, visto lo planificado para ese día más o menos, dejamos el resto de La Valeta para otro día con luz. Fuimos a cenar algo por el centro de la ciudad y al día siguiente tocaba viajar hasta la isla de Gozo, donde visitamos algunos de los mejores lugares de Malta.
Mapa de localización

No hay comentarios:

Publicar un comentario