viernes, enero 29, 2016

Marvão (Portugal)

Marvão es un pequeño municipio medieval portugués del distrito de Portalegre, fronterizo con España (a poco más de 5km de la frontera) y que está completamente amurallado, con una fortaleza en lo alto y con una única vía de entrada y salida.

Entrada a Marvão
La situación geográfica de este pueblo, enclavado en lo alto de una colina, no es por casualidad. Fue una de las villas defensivas más importantes que tenía Portugal para defenderse de posibles ataques (España). Su castillo, muy bien conservado, es uno de los puntos más interesantes para visitar.

Muralla defensiva que actúa de entrada al pueblo
Es una visita muy recomendable si estamos por la zona. Muy cerca de la localidad cacereña de Valencia de Alcántara (a la que también recomendamos visitar) y cerca de localidades portuguesas de mayor tamaño como Portalegre, Campo Maior o Elvas.

El día que visitamos Marvão, sin duda no fue el más idóneo. Como se puede comprobar en las fotografías, ese día había una niebla muy densa que apenas dejaba ver nada desde lo alto del castillo. Aun así, esa niebla le dio un toque especial a nuestra visita.

Fortaleza de Marvão
Para llegar a Marvão hay que subir bastante de golpe, hasta llegar a la entrada del pueblo. Lo recomendable es aparcar el coche fuera, ya que dentro de la muralla resulta complicado aparcar, al ser un municipio muy pequeño y calles muy estrechas, como es normal, al estar dentro de una muralla. Fuera perfectamente se puede aparcar, y ya aquí podemos vislumbrar la altitud a la que estamos (825 metros) viendo a lo lejos hacia naciente, España.

Uno de los bonitos rincones de Marvão
La oficina de turismo está justamente a la izquierda cuando cruzamos la muralla. Aquí entramos para preguntar un poco por el municipio y para que nos dijeran algún sitio para comer. Como nos esperábamos, por la hora que era ya, nos dijeron que iba a ser complicado comer. Aun así, nos informaron de un restaurante que nos podría vender bocadillos y comidas que no requería tener la cocina abierta.

El pueblo por lo general son calles estrechas y empedradas, manteniendo la fisonomía propia medieval. Mucho desnivel y muchos rincones bonitos que nos vamos encontrando mientras andamos. Un pueblo muy tranquilo.

Calle de Marvão
Típicas calles de esta zona del Alentejo portugués
Andando por una de las calles nos encontramos con una especie de museo donde además vendían artesanía fabricada por ellos mismos. Había dos mujeres fabricando artilugios y nos invitaron amablemente a entrar a una habitación que tenían muy bien adecuada simulando una antigua escuela.

Recreación de una antigua escuela portuguesa
El castillo de Marvão está en uno de los extremos del municipio, no muy lejos de la entrada. Un poco antes de llegar están los bonitos jardines de santa María, al lado de la iglesia del mismo nombre y donde hay un museo. A este museo entramos, precio simbólico de 1€. Había algunas piezas de antigüedad y sobre todo muchas figuras religiosas y objetos usados por curas y la propia iglesia. No fue demasiado interesante.

Jardín de santa María
Sí que resulta interesante ver los jardines que hay antes de llegar al castillo. Desde aquí, cuando la climatología acompaña, se tienen buenas vistas de la comarca.

Al final de estos jardines está el lugar más visitado y conocido de Marvão: su castillo. Está muy bien conservado, pudiendo acceder a varias torres y tener unas vistas aún mejores que desde abajo, pudiendo recorrer la muralla por dentro.

Entrada al castillo de Marvão
Interior del castillo de Marvão
Conserva el antiguo aljibe, del siglo XIV, que usaban para poder que garantizar agua a la población durante más de 6 meses en caso de asedio.

Antigua cisterna del siglo XIV
Esta bonita localidad por lo que es muy conocida, además de todo lo anterior, es por la feria de la castaña, que se celebra cada octubre y recibe muchos visitantes. 

La mejor foto de nuestra visita: las vistas desde lo alto del castillo
Como curiosidad, Marvão se encuentra en el libro '1000 lugares que hay que visitar antes de morir', de Patricia Schultz. 

Cómo llegar a Marvão:

-Desde el sur, Sevilla, Almendralejo o Mérida, hay que tomar la autovía A-66 hasta Cáceres, salida 551 dirección Nacional 521. Al salir de la autovía llegamos a una gran rotonda y tenemos que tomar la salida dirección Malpartida de Cáceres y Portugal por la N-521 (tercera salida). Por aquí continuar sin desviarnos hasta llegar a Valencia de Alcántara. Una vez llegamos a Valencia de Alcántara, debemos continuar por la N-521 hasta entrar en Portugal, convirtiéndose la carretera en la N-246-1 portuguesa. Por aquí debemos continuar unos kilómetros hasta el municipio de Portagem, donde debemos tomar el desvío por la N-359 dirección Marvão y Santo António das Areias, hasta llegar a Marvão poco después.

-Desde el norte, Salamanca o Plasencia, nuevamente debemos tomar la autovía A-66, esta vez dirección sur, hasta Cáceres, cogiendo la salida 551 y seguir las indicaciones del párrafo anterior.

-Si venimos por la autovía A-5 desde Madrid o Navalmoral, un poco antes de llegar a Trujillo debemos tomar la salida 248 dirección Cáceres. Continuar por esta autovía hasta que se convierte en nacional N-521 a su entrada en Cáceres y seguir por aquí, por la N-521 Ronda Norte, hasta la salida de la ciudad y seguir las indicaciones del primer apartado.

-Desde Badajoz, la mejor opción desde Badajoz, es ir dirección San Vicente de Alcántara, por la EX-110, hasta unir con la N-521 un poco antes de llegar a Valencia de Alcántara y continuar dirección Portugal y Valencia de Alcántara y seguir los pasos anteriores.

-Si decidimos llegar desde Portugal, desde Portalegre debemos coger la N-359 y continuar, pasando Portagem, hasta Marvão. 

Mapa de localización:


No hay comentarios:

Publicar un comentario