lunes, enero 11, 2016

Inter-Rail 2015 - Día 4: Liubliana

Nuestra estancia en Munich se acabó, y después de pasar la mañana visitando parte de la ciudad, a las 14:18 teníamos el tren hasta Liubliana, la capital de Eslovenia. El trayecto duraba unas 6 horas y media, haciendo trasbordo en la ciudad de Villach, al sur de Austria, haciendo frontera con Italia y Eslovenia. Austria lo atravesamos por completo, pasando por uno de los tramos más bonitos que hemos hecho en tren. Pasamos por ciudades como Salzburgo y por la parte más oriental de los Alpes austríacos.

Paisaje de camino a Liubliana

El tramo que une Austria con Eslovenia, lo atravesamos por el túnel Karavanke, que es el cuarto más largo de Austria y el más largo de Eslovenia, con 8km de longitud. Es un tramo curioso, ya que no se ve nada más que oscuridad.

Dejando atrás Austria

Dentro de Eslovenia, hasta llegar a Liubliana, atravesamos pueblos muy curiosos con paisajes bonitos. Al ser fin de semana, al tren se montaba mucha gente en cada pueblecillo que parábamos.

Pueblo cercano a Liubliana

A Liubliana llegamos a las 20:40h. Muy cerca de la estación y de camino al hostal, estaba la zona de Metelkova. Es un área de culturas alternativas, una de las más grandes de Europa, y está lleno de edificios curiosos y arte callejero. Aquí algunas fotografías.

Barrio de Metelkova
Escultura en Metelkova

El hostal donde nos alojamos estaba en el centro de la ciudad, a escasos metros de los principales puntos turísticos. Es un sitio muy recomendable para dormir en Liubliana. La recepcionista casualmente hablaba español y le interesaba mucho España y saber cosas del país, ya que decía que desde este año venía a vivir y estudiar aquí. Después de dejar las cosas, salimos a ver la ciudad. Aunque ya era de noche, por lo que gran parte de las cosas las vimos al día siguiente por la mañana.

Durante ese fin de semana, casualmente en una plaza que hay entre la catedral de San Nicolás y el famoso puente de la plaza Preseren, había un festival de cerveza y hamburguesa “Pivo & Burger”. Estaba toda la plaza llena de puestos con cervezas artesanales de muchos países y hamburgueserías. Aquí fue donde cenamos.

Puestos en el festival de la cerveza y hamburguesas

Pivo&Burger Fest en Liubliana
Esa noche, que era sábado, la ciudad estaba muy llena de gente. Fuimos a algún bar por la zona del río, que es una zona que estaba lleno de turistas y eslovenos a esas horas. Más tarde fuimos a la Top Disco, que es uno de los lugares más famosos de esta parte de Europa. Una cola inmensa para entrar (se entraba a cuenta gotas conforme iba saliendo gente, para no superar el tope permitido), eso sí, y precio de 5€ la entrada. Pero resultó un sitio curioso, en la azotea de un edificio alto desde donde se veía parte del centro de la ciudad.

Top Disco en Liubliana
Vistas desde el bar al lado del río             
Al día siguiente, ya de día, hicimos un recorrido por la ciudad, visitando los puntos más importantes. Liubliana es una ciudad pequeña, pero nos sorprendió para bien. Merece la pena visitarla.

Catedral de San Nicolás

Lo primero que hicimos fue subir al castillo. Está en una colina, en la parte sur del río. Desde aquí se tienen unas bonitas vistas de toda la ciudad. La subida va por un camino pedregoso, con tramos bastante pronunciados, pero por un bonito paisaje. Otra opción es subir por un funicular. Nosotros optamos por ir a pie. También hay una carretera para que puedan acceder en coche.

Camino que sube al castillo
Vistas de Liubliana desde el castillo

En el castillo puedes acceder a diferentes zonas por dentro, pagando entrada. Nosotros no entramos, ya que no teníamos mucho tiempo. Nos quedamos por fuera subiendo a la muralla y una de las torres, desde donde se tenían las vistas más altas.

Zona interior del castillo
Torre central del castillo

De vuelta abajo a la ciudad, fuimos a ver gran parte de las zonas que vimos el día anterior, pero esta vez con la luz del sol. Bajamos por otras calles diferentes a la subida, y vimos la catedral de San Jacobo, y justo al lado una bonita plaza con la columna de la Virgen María en el centro.

Catedral de San Jacobo
Columna de la Virgen María

Justo enfrente de esta plaza, está uno de los numerosos puentes que cruza el río. En esta zona paralela al río, tenían montado un mercadillo de antigüedades bastante grande, con numerosos artículos de la antigua Yugoslavia, a la que pertenecía Eslovenia.

Mercadillo de antigüedades

De camino a la plaza Preseren, nos topamos con la universidad de Liubliana que está en una bonita plaza rectangular junto al parque Zvezda. En esa misma plaza, en la parte opuesta al río, está la catedral de la Santísima Trinidad.

Universidad de Liubliana
Catedral Santísima Trinidad al fondo

La plaza Preseren, es la plaza principal de la ciudad. Está junto al río Ljubljanica, que se cruza por el famoso Puente Triple, que como su nombre indica son tres puentes. El principal, el del medio, está destinado al paso de vehículos, aunque está restringido y en realidad en la actualidad no es más que un puente peatonal. Los otros dos, se construyeron para los peatones, debido a que el principal no era suficiente para todo el tránsito que había.

Plaza Preseren

Algo curioso en la plaza Preseren, es que justo en el medio tienen un “microclima” particular. Un sistema que, al menos en verano cuando fuimos nosotros, está día y noche simulando una lluvia continua. Es justo en el centro de la plaza, formando una zona circular. En verano pudimos ver gente refrescándose con esta “lluvia artificial”. Hay un cartel que indica este hecho, tanto en inglés como en esloveno.

Zona de "lluvia permanente"

Uno de los lugares más representativos de Liubliana es el Puente de los Dragones. El dragón es un símbolo de la ciudad. Este puente está muy cerca de la catedral de San Nicolás. También hay un tercer puente “famoso”, que está justo entre el Puente Triple y el Puente de los Dragones. Este tercer puente, se caracteriza por la cantidad de candados que tiene, además de tener el suelo de cristal.

Puente de los Dragones

Con estas últimas visitas y después de comer, nos fuimos camino del hostal a recoger las cosas y de ahí a la estación, para coger el tren hasta Zagreb


No hay comentarios:

Publicar un comentario