viernes, diciembre 11, 2015

Polonia día 3 - Último día en Varsovia y llegada a Breslavia

Después de dos días por Varsovia, este fue el último. Por la tarde a las 17:35 teníamos el vuelo Varsovia-Breslavia, pero antes aún tuvimos tiempo de ver lo que nos faltaba de la capital polaca. Precisamente fue ver toda Varsovia desde las alturas lo primero que hicimos ese día.

Cerca del Palacio de la Cultura en Varsovia
El Palacio de la Cultura y Ciencia fue un regalo de la Unión Soviética a Polonia. Merece la pena subir arriba desde donde se puede ver toda la ciudad. Subir las 42 plantas y 237 metros cuesta unos 3€. Está situado en el centro justo de lo que actualmente es la parte más nueva de Varsovia, al lado de la estación central.

Palacio de la Cultura y Ciencia
Desde el mirador del Palacio de la Cultura y Ciencia
Al lado de la estación y el palacio está el centro comercial Terrazas Doradas (Zlote Tarasy), que no es más que un centro comercial típico, pero resulta curiosa la arquitectura que tiene el edificio, especialmente el techo, formado por 4700 piezas de cristal que componen la figura de una ola. Es, además, el conjunto de edificios más caro de Varsovia.

Centro comercial Terrazas Doradas
Terrazas Doradas por dentro
Hasta el aeropuerto íbamos a ir de la misma forma que llegamos a la ciudad: en tren hasta Modlin y de ahí en el autobús lanzadera hasta el aeropuerto. Pero una vez vimos los horarios que había, preferimos comer tranquilos e irnos algo más tarde al aeropuerto, por lo que optamos por ir en autobús con la compañía Modlinbus que nos dejaba en la puerta del aeropuerto en bastante menos tiempo. Lo único es que es más caro, ya que lo compramos allí en el momento. Si se compra por internet en su página web con tiempo de antelación, el precio puede salir mucho más barato. Aun así nos costó 33 zlotys (menos de 8€). Era un microbús con wifi gratuito incorporado y bastante moderno.
  
Escultura cerca de la estación central de Varsovia
Los autobuses para el aeropuerto de Modlin con esta compañía salen desde una gran explanada que hay enfrente del Palacio de la Cultura y Ciencia, en la parte izquierda (mirando desde el edificio).
Mientras buscábamos un sitio para comer, antes de ir al hostal a por las maletas, empezó a nevar bastante. Por la mañana estuvo el día soleado sin nevar, pero en un rato el suelo y techos de los coches se pusieron completamente blancos. 

Aquí podéis ver un vídeo que grabamos, donde se ve de fondo, aunque con poca claridad por la nieve y niebla, el Palacio de la Cultura y Ciencia (menos mal que por la mañana cuando subimos el cielo estaba despejado, sino no hubiéramos visto nada).


El trayecto al aeropuerto en el minibús duró unos 40 minutos y llegamos con tiempo suficiente para el vuelo. Es un aeropuerto pequeño, aunque bastante concurrido ya que Ryanair opera con muchas ciudades desde allí, tanto de Polonia como del resto de Europa. Volar entre ciudades polacas con Ryanair es sorprendentemente barato. Hay vuelos desde 4,5€ por ejemplo entre Varsovia y Breslavia (Wroclaw). Aunque normalmente suelen costar sobre 9-10€, a nosotros nos costó un poco más porque lo compramos con muy poco tiempo de antelación. Aun así resulta baratísimo volar dentro de Polonia, nada que ver con España.

Puerta de embarque de nuestro vuelo a Breslavia
Después de esperar en el aeropuerto a la hora de salida del vuelo, éste duró algo menos de una hora, recorriendo los 300km aproximadamente que separan la capital con Breslavia. Es una ciudad más pequeña y quizás menos conocida para los extranjeros, pero es muy recomendable su visita.

Para ir desde el aeropuerto de Breslavia a la ciudad, la mejor forma y más barata es en autobús. La línea 406 (249 por la noche) une el aeropuerto con el centro de la ciudad. Sale cada 20 minutos y tarda en llegar otros 20-25 minutos. Hay que comprar el tícket en una máquina que hay en la parada y validarlo al entrar en el autobús. El precio es muy económico, 3 zlotys (unos 0,80€).

Estación de tren de Breslavia
Nosotros en vez de bajarnos en una de las paradas más cercanas al centro de la ciudad, paramos en la estación central de tren, que a fin de cuentas está a menos de 1km de donde teníamos el hostal y la zona más céntrica. Entramos en la estación para comprar el billete del día siguiente para Cracovia. Entre Breslavia y Cracovia hay unos 300km también y el billete de tren nos salió barato, unos 8€.
Nuestro hostal estaba prácticamente al lado de la plaza central y la zona más turística. Se llama Cinnamon Hostel y es muy recomendable. Estaba súper bien y muy económico.

Tras hacer los trámites y dejar las cosas en el hostal, fuimos a ver un poco la ciudad, la plaza central y los alrededores. Ya era de noche y pronto la hora de cenar en Polonia. La plaza Rynek, plaza del mercado, es la principal de la ciudad. Aquí están varios puntos turísticos destacados. En el centro de la plaza está el Ayuntamiento (Ratusz). Justo aquí pegado al ayuntamiento, está el bar Spiz, que es muy famoso y visitado, donde fabrican su propia cerveza y ofrecen comida típica polaca, y también justo al lado la cervecería Piwnicka Swidnicka, que es la más antigua de la ciudad.

Plaza del mercado de Breslavia de noche
Alrededor de la plaza central hay muchos sitios para cenar, que es lo que buscábamos a esa hora. Entramos en el restaurante Dominium que ya recomendé en una de las primeras entradas de Varsovia, también con sede en Breslavia.

Más tarde después de cenar, entramos en el famoso bar Spiz, que estaba bastante lleno de turistas y polacos. Es un sitio enorme con muchas mesas para comer, aunque es famoso por su propia cerveza que elaboran allí.

Bidón de cerveza propia en Spiz
Luego escuchamos por la calle música, que procedía de la plaza de la Sal (Plac Solny), que es una plaza más pequeña que la del mercado y está al lado. En esta plaza suele haber durante el día diferentes puestos para vender. La música era de un local donde estaban dando un concierto en directo. Entramos y estuvimos un rato escuchándolo. Había bastante gente viéndolos y la impresión es que era un grupo bastante conocido al menos en esa ciudad. El grupo se llamaba Hoodoo Band. Aunque cogimos el concierto empezado, nos pareció un buen grupo que incluso nos interesamos por él y escuchamos algunas canciones por internet. 

Aquí un vídeo que grabamos, aunque corto, de una de las canciones que tocaron. 



Al día siguiente hicimos un free tour por la ciudad y vimos los principales lugares turísticos, que los hay y muy interesantes en Breslavia.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario