sábado, noviembre 14, 2015

Japón día 15: Último día por Japón y vuelta a España

Entrada a Ameyoko
Después de dos semanas por Japón, este era nuestro último día. A las 21:20 teníamos que coger el avión en Narita dirección Estambul, donde hacíamos trasbordo hasta Madrid. Este horario lo cogimos por dos motivos: el primero que teníamos gran parte del día para estar en Tokyo hasta que tuviéramos que ir al aeropuerto y segundo para llegar a España por la mañana en vez de por la noche y no sufrir tanto el jet-lag, aunque de igual forma se sufrió.

Esa mañana fuimos a visitar la zona de Ueno, muy cerca de donde nos alojábamos. No teníamos que coger tren hasta allí ya que podíamos ir andando. De hecho, en Ueno es donde solíamos coger el primer tren hasta cualquier destino.

En Ueno, cerca de la estación, había una especie de mercadillo, en la calle Ameyoko, siendo muy popular. Calles llenas de tiendas y puestos de todo tipo, predominando el pescado fresco. 


Puestos de pescado en Ameyoko
En el otro lado de la estación está el parque de Ueno. Fuimos a dar una vuelta. Es bastante grande y tiene dentro un templo y una pagoda, así como varios museos. También hay un zoo y un gran estanque, donde podemos ver entre otras cosas, muchas tortugas. La vegetación en esa zona es muy variada y bonita.

Templo en Ueno
Estanque en el parque Ueno
Sobre la hora de comer fuimos al hostal a por las maletas para buscar algún sitio donde comer e irnos al aeropuerto con tiempo.

Para el aeropuerto esta vez vimos otra forma para llegar. Ya no teníamos el Japan Rail Pass (que nos caducó el día anterior) por lo que teníamos que pagar billete para ir a Narita. Vimos una forma más económica que ir desde la estación de Tokyo, y era desde una estación en Asakusa, cerca del templo Sensoji que ya vimos días atrás. Aquí está la calle cubierta Nakamise, que llega hasta el propio templo, repleta de tiendas de todo tipo. Hasta aquí pudimos ir andando, aunque estaba a un paseo, no era tanto.

Templo Sensoji (foto tomada en los primeros días)
Estuvimos comiendo a medio camino entre el hostal y la estación donde cogíamos el tren para Narita.

A Narita llegamos con bastante tiempo de antelación, por lo que estuvimos en el aeropuerto casi toda la tarde. Facturamos las maletas y poco después fuimos a pasar el control del aeropuerto. Aquí llegó una anécdota (mala para mí), con unas estrellas ninja que compré para llevarme de recuerdo. Las tenía en el equipaje de mano, y al pasar por el control de seguridad y el escáner, me pararon la mochila y el japonés que estaba allí me dijo que con eso no podía subir al avión. Por más que le dije que eso evidentemente no era una estrella ninja de verdad, que no cortaba y era un simple artículo de suvenir sin que fuera un peligro para nadie, acabó tirándolo a la basura. Al menos era poco dinero lo que costó.

Aeropuerto de Narita
El vuelo hasta Estambul se hizo corto. Como en la ida nos pusieron varias veces de comer. En Turquía esta vez la escala fue más larga, por lo que estuvimos más rato en el aeropuerto. A las 07:20h cogimos el vuelo para Madrid, donde llegamos sobre las 11:30 hora ya española.

Comida durante el vuelo
El Jet Lag y el golpe máximo llegó por la tarde, ya en España. Hasta entonces no se había notado nada, incluso en la ida.


Aquí ya se acabó un gran viaje por Japón durante 15 días. Un país muy recomendable para visitar y en el que estés el tiempo que estés, siempre te quedarán cosas por ver.  

Algunos recuerdos traídos de Japón

No hay comentarios:

Publicar un comentario