viernes, noviembre 27, 2015

Inter-Rail 2015 - Día 2 (2ª Parte): Munich

La segunda parte de este segundo día de viaje estuvo más movida que la primera. Tras recorrer Luxemburgo y visitar la ciudad en unas horas, cogimos el tren a las 11:26h dirección a Munich, haciendo un trasbordo poco después de entrar en Alemania, en la ciudad de Trier. Aquí, unos minutos después de llegar, teníamos que coger otro tren a Mannheim, para de aquí ya directo hasta Munich. Pero ese tren nunca llegamos a cogerlo.

Tren de Luxemburgo a Alemania
Una peculiaridad que tienen las estaciones de trenes en Alemania, es que de una misma vía suelen salir varios trenes a la vez (indicando con letras o números cada tren). En nuestro caso, teníamos que ir a la vía 11 que es de donde salía el tren de Trier a Mannheim, pero en realidad había dos trenes: uno iba de vuelta a Luxemburgo y otro salía para Mannheim. Nos montamos en un vagón, donde preguntamos a un hombre que estaba ya montado que si ese tren iba a Mannheim, diciéndonos que sí. No nos cuadraba que, en el cartel luminoso dentro del tren, pusiera Luxemburgo Hbf (la estación de Luxemburgo). Decidimos bajar porque estábamos seguros de que no iba a Mannheim ese tren, y al preguntar a gente fuera lo confirmamos. Nuestro tren justo estaba saliendo en dirección contraria. Por suerte no continuamos montados en el tren erróneo, aunque tampoco estábamos en el correcto.

Tren que íbamos a coger para Mannheim
Tocaba cambiar los planes para llegar a Munich y encontrar otro tren. Tras ver un poco por internet trenes que llegaran a Munich desde donde estábamos pasando por Mannheim, directos eran muy escasos y faltaba mucho tiempo para el siguiente. Buscamos alternativas y encontramos uno que, llegando a Saabrucken (ciudad alemana que hace frontera con Francia) y haciendo trasbordo luego en Mannheim, nos ponía en Munich no demasiado tarde.

Cartel de Mannheim a Munich
Viñedos cerca de Stuttgart
Al final, aunque perdimos tiempo (pudiendo haber llegado a Munich antes) no fue excesivo y salvamos la situación. Por suerte en Alemania hay muchas alternativas para viajar de un sitio a otro. Este problema en otros países que visitamos más adelante, muy posiblemente nos hubiera hecho perder un día entero al no haber más alternativas para movernos.

Estación central de Munich
Cuando llegamos a Munich ya era bien entrada la tarde, prácticamente de noche. El hostal lo teníamos cerca de la estación principal (Hauptbahnhof). Desde aquí al hostal prácticamente era 1km o poco más andando, nada lejos. Aun así, cogimos un tranvía que nos dejaba justo en la puerta del hostal. Este alojamiento lo cogimos con la franquicia A&O Hotel que ya estuvimos en Hamburgo el verano anterior. Esta franquicia alemana suele tener alojamientos muy bien situados, cercanos a estaciones y con instalaciones muy completas.

Nuestro hsotal en Munich
Estuvimos registrándonos en el hotel, lo cual tardamos un ratillo porque había mucha gente al ser un viernes y la hora que era, y nos fuimos a visitar un poco el centro de la ciudad y cenar.

Para llegar a la zona céntrica de Munich, cogimos un metro cercano al hostal hasta la parada Marienplatz, que es la plaza central de la ciudad. Justo aquí está el ayuntamiento y también el que fue antiguo ayuntamiento. En el centro de la plaza está la columna de Santa María. El metro (S-Bahn) lo podíamos usar de forma gratuita al tener el billete de Inter-Rail.

Marienplatz de noche
No nos paramos mucho por aquí, porque empezó a llover un poco, pese a que el día había estado bastante bien, y porque al día siguiente, ya de día, volveríamos a visitar toda esta zona y más.
Nuestra idea era cenar en el famoso restaurante Hofbrauhaus, que tiene sede en Bremen también, que estuvimos el año pasado, aunque el principal y más grande es sin duda el de Munich. Es el típico restaurante de la Oktoberfest con largas mesas de madera. Estaba muy lleno de gente y nos costó un poco encontrar mesa (es enorme y tiene varias zonas, además de una parte que está en un gran patio al aire libre). Aquí la comida que predomina es la carne y la bebida la cerveza en grandes jarras propias de su marca.

Restaurante Hofbrauhaus
Comida en el HB
Después de cenar fuimos a dar una vuelta por las calles cercanas al restaurante. Había mucha gente al ser viernes y en una zona había muchos bares de todo tipo. Entramos en un pub irlandés, que resultó ser una copia bastante aceptable de los que hay por Irlanda.

No demasiado tarde nos fuimos para el hostal. Después del largo viaje y de no haber dormido la noche anterior, había que descansar un poco para al día siguiente ver bien la ciudad


No hay comentarios:

Publicar un comentario