jueves, noviembre 12, 2015

Inter-Rail 2015 - Día 1: Bruselas

Nuestro Interrail 2015 tendría a Bruselas como nuestra ciudad de entrada en Europa.

Fueron varios los motivos para empezar el Interrail en Bruselas. Primero, el precio tan económico de los vuelos (33.99€ con Ryanair). Segundo, quitarnos las espina clavada del año anterior, cuando también íbamos a comenzar el Interrail 2014 volando a la capital belga, pero una huelga de controladores aéreos nos dejo tirados y tuvimos que improvisar.

Esperando para embarcar

@medio_penique

Además, las buenas infraestructuras de trenes en el centro de Europa nos permitía llegar a la Europa de los balcanes en viajes largos en kilómetros pero rápidos en tiempo. En dos días estaríamos en Ljubjana (capital de Eslovenia) haciendo paradas intermedias en Luxemburgo y Munich.


De todas formas, nuestra estancia en Bruselas sería de tan solo unas horas. Ni siquiera dormiríamos allí, o bueno, al menos en una cama. El vuelo salía de Madrid a las 18:20, llegando allí a Charleroi a las 20:40. Dejaríamos la ciudad a las 05:37, en el primer tren con destino Luxemburgo.



Ticket de autobús para ir a la estación de tren

Llegamos, por tanto, al Aeropuerto de Charleroi sobre la hora prevista, bastante puntual. Allí compramos un billete de autobús (5€) que nos llevaría a la estación de tren Charleroi Sud, desde donde cogeríamos el tren hasta Bruselas. Este tren es gratis con el pase de Interrail, así que perfecto.

Tren Charleroi - Bruselas Central

Sobre las 22:30 estábamos en la estación de Bruselas Central. Sin perder ni un momento, dejamos las mochilas en la consigna, para no cargar con ellas toda la noche, y fuimos a ver algunas cosas cercanas de camino a cenar y tomar algo.

Manneken pis
El Manneken Pis es un símbolo de Bruselas y una de sus principales atracciones turísticas. Representa a un niño orinando y simboliza el espíritu independiente de sus habitantes. A veces le ponen disfraces, para lo que hacen una ceremonia con banda de música incluida. Suele ser para honrar alguna profesión o en alguna fecha señalada.

También pasamos por la Grand Place, la plaza central de Bruselas, con una arquitectura muy llamativa, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde esta plaza salen las principales calles y zonas turísticas del centro de Bruselas.

Podéis leer más información sobre estos lugares y más de la ciudad en la guía completa de Bruselas de Medio Penique.


Grand Place
Era ya muy tarde, rozando las 23:00 de la noche, y a esta hora en Bruselas (y en muchas partes de Europa) es complicado encontrar sitio donde cenar. Finalmente fuimos a un Kebap para salir del paso.

Tras la cena, fuimos a tomar algo. El sitio elegido fue el famoso Delirium Tremens. Un pub muy conocido por haber sido record Guinness en variedades de cervezas en la carta, teniendo miles de ellas, de Bélgica y de todas las partes del mundo.

Durum con patatas


Había música en directo y ambiente muy animado. Allí estuvimos toda la noche, entre la planta baja, donde se encontraba la mayor parte de la gente y hacía bastante calor, y una planta superior más despejada donde poder hablar tranquilamente.

Delirium Tremens. Música en directo
Delirium Tremens

Algo típico en el Delirium Tremens son los vasos de cerveza con forma de bota. Tienen un litro de capacidad y tienes que dar 30€ de fianza por ella, con lo que se aseguran que la cuidarás bien y no la robarás...

Vaso de 1 litro en forma de bota

Salimos de allí sobre las 2am a tomar el aire, y nos quedamos hablando con gente en la calle, entre ellos más turistas españoles que estaban haciendo viajes de Interrail, como nosotros.

Justo en la calle del Delirium Tremens se encuentra la versión femenina del Manneken Pis. Dentro de una reja en la pared.

Manneken Pis versión femenina

Tras un rato por allí pusimos rumbo a la estación para llegar con tiempo suficiente. Recogimos las maletas de consigna y al suelo hasta esperar el tren de las 05:37. El cansancio era evidente y, al vernos tirados en el suelo, el guardia de seguridad nos dijo que tuviésemos cuidado con quedarnos dormidos por ser más vulnerables a robos, ya que la estación estaba casi vacía a esas horas.



Tren hacia Luxemburgo de madrugada

Finalmente nos montamos en el tren, donde nada más sentarnos pudimos dormir. Tuvimos la suerte de no necesitar hacer transbordo, así que durante algo más de 3 horas descansamos para dar una vuelta por Luxemburgo, donde llegamos sobre las 9 de la mañana. Allí pasaríamos unas horas antes de seguir hacia Munich, pero esto lo contaremos en siguientes artículos...

1 comentario:

  1. =) Buen viaje primo!! Yo hice un inter rail parecido y creo que fue de los mejores viajes, con dolor de espalda por la mochila, eso si! YA leeré más post de tu experiencia!

    Un besazo

    ResponderEliminar