lunes, abril 06, 2015

Interrail 2014 - día 8: Estocolmo


Continuamos con nuestro recorrido por los países nórdicos y esta vez la siguiente parada era Estocolmo. El viaje desde Copenhague a la capital sueca duraba unas 5 horas, por lo que nuevamente era un trayecto largo (más de 600km) que había que hacer por la mañana temprano para aprovechar bien el día. Este tren requería reserva, por lo que el día anterior reservamos el trayecto de las 08:28h. 

Para cruzar de Dinamarca a Suecia pasamos por el puente Oresund, que es una gran obra arquitectónica que une los dos países. Es un puente curioso ya que parte del trayecto es un tunel por debajo del agua, hasta que a mitad de camino se convierte en puente en la superficie. El buen tiempo que hizo el día anterior, pareció esfumarse mientras atravesábamos Suecia. Gran parte del trayecto estuvo lloviendo.

Puente Oresund uniendo Dinamarca y Suecia

Trayecto Copenhague-Estocolmo

Llegamos a Estocolmo sobre las 13:45. La estación de trenes está muy céntrica, cerca de las principales zonas turísticas. Nuestro hostal estaba a menos de 1km, por lo que tardamos poco tiempo en llegar andando. Estaba en el final de una calle céntrica y muy concurrida de gente, con muchas tiendas y restaurantes.

Una vez dejamos las cosas en el hostal, nos pusimos a ver la ciudad. Ya era algo tarde y no teníamos mucho tiempo para verla. Por suerte dejó de llover, aunque solamente por unas horas, lo que nos permitió andar sin problemas.

Calle del hostal
Lo primero que vimos fue una plaza central que hay al lado de la ópera de Estocolmo, que está unida al Parlamento sueco por un puente. En realidad la ciudad está formada por numerosas islas, todas unidas por puentes entre ellas. Desde esta plaza hay una imagen muy bonita de la ciudad. A un lado se puede ver a lo lejos la pequeña isla donde se encuentra la catedral de Riddalholmen, justo enfrente el Parlamento sueco y Palacio Real, y al lado la ópera de Estocolmo, todo esto rodeado de puentes. No cruzamos a ninguna isla hasta por la tarde. 

Catedral de Riddalholmen al fondo
Palacio Real y Parlamento sueco

Lo que hicimos fue ver la iglesia de San Jacobo, que está situada detrás de la ópera en un gran parque central. Buscábamos un sitio para comer, que ya era hora, y teníamos la recomendación de la hamburguesería MAX. Es una cadena de hamburguesas sueca, similar a un McDonalds o Burger King. Resulta que en la otra parte del parque donde estábamos había un restaurante Max, por lo que fuimos allí a comer. La calidad de este sitio es bastante buena. Los precios no fueron baratos, pero en Suecia nada lo es. Tuvimos que elegir el menú en una pantalla digital, todo en sueco, más o menos al azar y guiándonos por las imágenes. Pero acertamos.

Plaza y ópera de Estocolmo (a la derecha)
Iglesia de San Jacobo
Parque central al lado de la ópera y de la iglesia San Jacobo
Hamburguesería MAX donde comimos

Después de comer fuimos a cambiar euros a coronas suecas (todavía no habíamos cambiado, puesto que el hostal y la comida la pagamos con tarjeta) a un centro comercial cercano y de ahí nuevamente hasta la zona para cruzar a las islas centrales, yendo primero a una pequeña isla donde está el Parlamento sueco.

Parlamento sueco

Pasando este pequeño islote, hay varios puentes que unen con otra isla más grande y donde para mí está la mejor zona de la ciudad. En esta isla, de cara al Parlamento sueco, está el Palacio Real. Esta zona está llena de callejuelas y edificios más antiguos.

Zona Palacio Real

En el centro está la Plaza Mayor, uno de los símbolos de la ciudad con sus edificios de colores.
Cerca de lo anterior está la plaza y escultura de San Jorge. Está en una zona peculiar, de calles estrechas y una bonita arquitectura en casas y restaurantes.

Plaza Mayor
Escultura de San Jorge y el Dragón
Calles en la parte antigua
La tregua que nos dio el tiempo desde que llegamos a Estocolmo, parece que había llegado a su fin. Empezó a llover bastante y tuvimos que entrar en un bar a esperar a ver si dejaba. Entramos en un pub irlandés que estaba bastante lleno de gente viendo un partido del Mundial de fútbol. Tuvimos suerte y poco después dejó de llover. Que tampoco íbamos a dejar de ver la ciudad por un poco de lluvia… pero mejor andar sin mojarnos. Así que continuamos con nuestra ruta por la ciudad.

Bandera sueca en la puerta del bar
Al lado de la isla donde estábamos, hay otra más pequeña, donde está la catedral de Riddalholmen y una bonita plazoleta alargada mirando al mar y desde donde se pueden ver otras islas de Estocolmo y justo enfrente la zona del Ayuntamiento.
Plaza Riddalholmen

Catedral Riddalholmen
                     
Vista del Ayuntamiento desde Riddalholmen

A esta última zona fue precisamente a donde nos dirigimos después. El Ayuntamiento de Estocolmo es un bonito edificio de forma rectangular que está a la orilla del mar justo enfrente de la estación central.

Zona barcos
Viendo EEUU-Bélgica


Para acabar nuestra ruta por la ciudad, fuimos al paseo marítimo que está al oeste de la ciudad, en una bonita avenida. Entramos en un 7-Eleven que había allí y estuvimos cenando en un parque próximo al embarcadero. Después fuimos a un bar a ver un partido que jugaba Estados Unidos contra Bélgica en el mundial, y estaba lleno de americanos y belgas animando a su equipo. Después del partido nos fuimos de vuelta al hostal, al día siguiente había que coger un vuelo temprano para Helsinki

No hay comentarios:

Publicar un comentario