jueves, noviembre 20, 2014

Interrail 2014 - día 4. Bremen



Bremen fue la primera ciudad alemana que visitamos durante nuestro Inter-Rail. Está situada en el norte del país, en el Estado de Bremen, con una población de unos 600.000 habitantes. Es una ciudad histórica con barrios y zonas singulares y un puerto que en otros tiempos tenía mayor importancia de la que tiene en la actualidad.

Salimos sobre las 11:00 de Ámsterdam, con la idea de llegar a Bremen para la hora de comer más o menos. La idea inicial era hacer una escala rápida en Colonia, pero finalmente vimos que mejor no, porque requería demasiado tiempo y mejor centrarlo sólo en Bremen.


El trayecto
El día distaba mucho a los anteriores en cuanto a la climatología. Por primera vez en el viaje, cayeron las primeras gotas por la mañana durante el trayecto hasta Bremen, aunque por suerte nos "libramos" durante el resto del día, salvo algunas gotas esporádicas. Hicimos trasbordo en Osnabrück, justo a mitad de camino. Allí aprovechamos para "desayunar" algo en una máquina expendedora, que por cierto cayeron dos por el precio de una.


El viaje a partir de aquí se hizo muy lento. Parece ser que no cogimos la mejor opción en cuanto al tren, y pillamos uno regional, que a parte de distar mucho del resto que cogimos por Alemania en cuanto a velocidad, paró por infinidad de pueblos. Lo bueno de esto, aunque se tardara más en llegar a Bremen, es que vimos paisajes bonitos y pueblos muy curiosos.

En Bremen

Llegamos a Bremen tras aproximadamente 5 horas en tren desde Ámsterdam. La estación central, como en general en todas las ciudades alemanas salvo alguna excepción, está situada muy cerca del centro. El hostal en el que nos hospedamos estaba a medio camino entre la estación y las principales zonas turísticas. El precio fue de 15,88€ la noche, más o menos la media en Alemania. Un alojamiento recomendable. Southend Bremen.

Lo primero que hicimos al llegar fue ir al hostal a dejar las cosas. Estaba a un corto paseo desde la estación, pero pudimos pasar por un parque con un molino típico de esa zona y hacer algunas fotos y también pasamos por una calle donde vimos sitios buenos para comer, adonde iríamos justo después.

Y así hicimos, después de dejar las cosas en el hostal, ya era una hora más que aceptable para comer (tarde incluso). Fuimos a una pequeña plaza que había al lado de una de las calles más importantes de la ciudad, que daba justo a la plaza principal que comentamos más adelante. Aquí había varios restaurantes y sobre todo tiendas de comida rápida típica alemana. La mayoría eran de hamburguesas y salchichas alemanas. Paramos en una de ellas que tenía buena pinta y los precios bastante económicos comparados con otros sitios en Alemania.


El punto clave de la ciudad es la Martkplatz (Plaza del Mercado). La “vida turística”aquí gira en torno a esta plaza. Está la Catedral de Bremen siendo uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad. Estuvimos un rato en una terraza 


Además en esta plaza encontramos dos estatuas muy diferentes una de la otra, pero ambas representan una gran importancia turística para Bremen. Una de ellas es la estatua de Rolando de Bremen, que representa desde hace siglos uno de los símbolos de la independencia alemana. Es una escultura de 5,5 metros de altura, que junto con el soporte y la columna alcanzan los 10 metros. Está en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto de Interrail 2014-Estatua Roland
La segunda estatua es si cabe más destacada y conocida por los visitantes. Es la estatua de los músicos. Es una efigie que hace referencia al cuento de los Hermanos Grimm, “Los 4 músicos de Bremen”, formado por un burro, un perro, un gato y un gallo. Es sin dudas uno de los puntos más fotografiados en Bremen.

Estatua de los Músicos

Barrio de Schnoor

Una de las cosas más destacables que vimos en la ciudad fue el barrio de Schnoor, el más antiguo de la ciudad. Es una zona de casas del siglo XV y XVI y restaurantes y tiendas de artesanía. Las casas están apiñadas unas a otras, formando callejuelas singulares.

Foto de Interrail 2014-Barrio Schnoor
Las casas y el entorno en sí parecía que te trasladabas a otra época o lugar completamente distinto, nada que ver con el resto de la ciudad, moderna y llena de edificios grandes.

Foto de Interrail 2014- Calle típica Schnoor


Singularidades de Schnoor


Foto de Interrail 2014-Hofbrauhaus


La cena teníamos prevista de antemano hacerla en una Hofbrauhaus (existe en Munich y en Bremen), un restaurante típico alemán propio de la Oktoberfest. De precio como era de esperar bastante caro, pero muy buena comida, aunque no demasiada variedad. Allí la gente no pide agua o cualquier otra cosa para beber. Sirven cerveza en jarra de litro, propio de alemanes.

Después de cenar, nos alejamos un poco de la zona centro por donde estuvimos casi toda la tarde, para irnos de vuelta a la zona del hostal. Allí vimos un bar muy cerca de donde nos alojábamos, bastante lleno de gente. Parece ser que justo al lado en otro local, había ese día un concierto.



En resumen, una visita corta, aunque bien aprovechada, a una ciudad interesante y con peculiaridades propias. Al día siguiente saldríamos temprano para Berlín, un viaje más corto que el del día anterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario